El domingo 7, después de pedir licencia como alcalde de Mérida Mauricio Vila Dosal, se realizó una junta a puerta cerrada, a la que les pidieron a los convocados no meter sus celulares. Entre los presentes estuvieron los directores del Ayuntamiento y los tres coordinadores de área.

Mauricio Vila abrazó a cada uno de sus ex colaboradores y se sentó en su lugar de siempre, que es la cabecera de la mesa; a un costado estaba la nueva alcaldesa, María Fritz Sierra.

El mensaje de Mauricio Vila fue claro y contundente, observando a todos les dijo: “Hoy María es la patrona y a ella tienen que obedecer”; dirigiéndose luego a la alcaldesa le dijo: “María, ellos ya tienen una forma de trabajar, no los sueltes, si es necesario hasta de madrugadas les hablas”. Lo que causó risa entre los directores que saben que esa es la forma de trabajar del ya precandidato al Gobierno del Estado.

El director del Catastro, Heyden Zetina, comentó que en una ocasión Vila le mandó un mensaje a la una de la madrugada, “y cuando desperté a las seis de la mañana, le respondí y a los cinco minutos tuve otras indicaciones”.

La abogada María Fritz tomó la palabra y pidió a los directores que no bajen el ritmo en estos ocho meses, porque todo lo bueno o lo malo que suceda se le endosará a Mauricio Vila, “y hoy es nuestra responsabilidad apuntalar el proyecto que él encabeza”. A Vila le dijo: “Te agradezco la confianza y sé que hoy es grande la responsabilidad, sobre todo porque no pertenezco a ningún partido”. Vila contestó: “Actualmente Mérida es el reflejo del trabajo de todos ustedes, y mi compromiso es hacer este trabajo en todo el Estado”.

Entre los presentes se encontraban el coordinador general de política comunitaria, Víctor Hugo Lozano; el ex alcalde César Bojórquez, y el director de Administración, Álvaro Juanes, así como también Kirbey Herrera Chab, Cecilia Patrón Laviada, la directora del DIF Loreto Villanueva, el tesorero Juan Carlos Rosel, el director de abastos Rodolfo González y Roger Torres.

El director de Atención Ciudadana, Edgar Ramírez Pech, entró para dar la indicación de que debía comenzar la sesión de Cabildo para la instalación de María Fritz como alcaldesa.

Vila cedió la silla a María Fritz en medio de los aplausos de los asistentes, pero la alcaldesa por respeto a su antecesor dijo que no se sentaría, “porque está Mauricio Vila presente”. Más tarde, Vila se dirigió al parque de Santa Ana, donde lo esperaba una multitud para acompañarlo a su registro.