Los reacomodos en el PAN nacional ya se están concretando y van a tener repercusiones en Yucatán. A su toma de posesión, el alcalde Renán Barrera invitó a los líderes que en ese momento pensaban disputarse la presidencia nacional del PAN: el ex senador Héctor Larios y el ex diputado federal Marko Cortés.

En una reunión privada se filtró la foto del gobernador electo Mauricio Vila, Renán Barrera, el ex priista Roger Torres, los ex funcionarios municipales Asís Cano, quien pretende la dirigencia estatal del PAN, y Víctor Hugo Lozano. A Marko Cortés le organizó un almuerzo su ex compañera de bancada Kathia Bolio en casa de ésta, quien apoya a su ex coordinador; entre los presentes estuvieron Ninfa Cortés y Julio Oxté. Se comenta que la ex diputada federal posiblemente decline de sus aspiraciones a presidir el comité estatal.
La Comisión Organizadora Nacional de la Elección del CEN aprobó que el 11 de noviembre se lleve a cabo la elección del dirigente nacional. El precandidato Manuel Gómez Morín Martínez señaló que “las cúpulas (Cortés-Larios) están llegando a un convenio para el reparto. No estoy de acuerdo con el daño que se hace al partido”. Los otros aspirantes son el ex gobernador de Baja California Norte Ernesto Ruffo y José Luis Espinosa, ex dirigente michoacano.

Los que apoyan la fórmula de Marko Cortés y Héctor Larios (quien finalmente declinó a favor de aquél) son el gobernador electo Mauricio Vila, Francisco Cabeza de Vaca, Martín Orosco, Francisco Domínguez, Carlos Mendoza Davis, Rafael Moreno Valle, Tony Galy, José Rosas Aispuro, Carlos Joaquín y Antonio Echavarría; con el nieto del fundador del PAN Manuel Gómez Morín están Fernando Canales, Alberto Cárdenas, Guadalupe Osuna, Javier Corral, Gustavo Madero y Carlos Medina.

En el equipo de Mauricio Vila se comenta que tiene en la mira auditar los fondos del Fideicomiso del 3% de impuesto sobre el turismo, ya que la presidencia no se cambia desde hace cinco años, aunque cada año debe renovarse.

En Morena crece la inconformidad contra su dirigente estatal, Mario Mex, que, contra los estatutos de dicho instituto político, incurre en proteger y privilegiar a sus amigos como Rosalba Centeno Aké, hija de Gilda Aké, ex candidata a presidenta municipal de Mérida en 2015; Bruno Carballo Sandoval, Miguel Pinto y Alfonso Ceballos. Sus enemigos internos señalan que siguen cobrando en el Iepac y en Morena. Rosalba devenga un salario de 18 mil pesos al mes y Bruno Carballo de 12 mil pesos.