Rodrigo Us May/SIPSE

Uno de los factores que revolucionaron a comercio y empresas es el surgimiento del crédito aplicado a la venta o prestación de servicios. Indudablemente, ninguna empresa o prestador de servicio quisiera otorgar crédito sobre la mercancía entregada o servicio prestado. Todos quisieran ingresar de inmediato el efectivo a sus arcas. Existen varias razones para dar crédito sobre productos o servicios, cito algunas: asegurar un ingreso futuro, obtener un cliente cautivo, ser competitivo, desplazar inventario próximo a caducar o de difícil comercialización, mayor cobertura de mercado, etc.

El surgimiento del crédito trajo consigo transformaciones en las empresas:

-Tamaño de la firma. Se ampliaron los organigramas, actualmente junto al departamento de ventas está el de crédito y cobranza y tienen que estar íntimamente relacionados y en comunicación constante, debido a que son motores de supervivencia diaria para los negocios: uno vende y el otro cobra, así de importante.

-Aspecto contable. Surge dentro del rubro contable de Cuentas por Cobrar la cuenta de “Clientes” y la de “Cuentas incobrables o de cobro dudoso”. La primera con la finalidad de ejercer control de nombre e importe del deudor y la segunda, para acumular incumplimientos de pago e ir generando un “buró de crédito” interno.

-Finanzas. La palabra “venta” dejó de significar una entrada inmediata y segura de dinero; hoy día, el administrador financiero debe realizar presupuestos de entradas de dinero por ventas a crédito y efectuar programaciones de pagos. También mantener siempre un capital de trabajo disponible, con el cual financiar la elaboración de productos o servicios, que serán pagados en el futuro. No contar con este tipo de capital será sinónimo de ventas a favor de los competidores.

-Marco legal. Se observa la generación de contratos de crédito, se modifica la forma de tributar y el sueldo de los vendedores (pago de comisiones). Las empresas ahora necesitan de un despacho jurídico o contratar servicios de cobranza externa para solventar cobranzas dudosas o difíciles.

Indudablemente, el crédito ha transformado y ayudado a las empresas, de igual manera ha generado gran dinamismo económico. Es importante que las empresas sean ágiles y eficientes en la administración y gestión del crédito. Muchas se extinguen por la mala gestión en este importante rubro.

Las firmas deben de comprender que: un buen cliente no es el que compra mucho ¡sino el que paga a tiempo!