En Yucatán todo crece, el PIB, la construcción, el empleo, pero lo que no crece son los empresarios yucatecos; la lista de comerciantes e industriales que han quebrado o vendido sus negocios es larga. Hoy dominan las constructoras del centro del país, regiomontanos en construcción de centros comerciales y tiendas Oxxo, norteamericanos en comerciominorista como Walmartymuchos negocios con terminación depot.

Yucatán hacrecido por 3 razones sencillas: Quintana roo sumóhoteles casi sincronizado con la industria y comercio de Yucatán; auméntale la seguridad y la migración e inversión de gente que ha huido de las situaciones de violencia del centro y norte del país.

Pero las empresas yucatecas también se enfrentan al entorno federal que se ha tornado hostil y a favor de las grandes firmasmediante Profeco, Cofrepris, Aduanas y el Impi que,en días pasados,cerró tiendas de la yucateca Boxito por presunta piratería de accesorios de baño que acusa el conglomerado Helvex.

Si, la Ley de Propiedad Intelectual faculta a Impi para realizar inspecciones y si te niegas tiene derecho a clausurartepresumiendo que la parte que demanda tiene razón, pero también la ley ordena notificarte para que aclares hechos y designar peritos que validen controversias; la ley tiene sección para ambulantes y tiendas de evidente pirateríay sección de arbitraje de controversias que atiende a empresas sólidas y bien establecidas. ¿Adivinen qué opción tomó el Impi contra Boxito?

Boxito compró productosa la marca alemana Grohe que tienen presencia en todo el mundo, la compra fuea una empresa que importó legalmente, no en la frontera porosa de Belice. Por ciertocientos de negocios venden contrabando y piratearía en Yucatán y para el Impi simplemente son invisibles.

Se va casualmentecontra empresas serias y establecidas no contra emporiosferreterostransnacionales; se vacontra el regional, contra el legal, contra el que sí paga impuestos.

El Impi llegó a Boxito no con presunción sino con objetivo, llamó ala policía estatal que acertadamente no participó-bienpor el gobierno yucateco- y tuvieron que recurrir ala policía federal para sorprender. Yo propongo, al estilo de Víctor Cervera, un filtro jurídico estatal para que las dependencias federales tengan un visto bueno para actuar contra empresas yucatecas.

Aguanta Boxito, ya falta poco.

Las actuaciones ilegales para matar ala competencia ya las hemos visto en la historia. General Electric demandó falsamente por patentes a Westinghouse que tenía finanzas débiles, la compañía iba pagar años de juicio costosísimos, terminó vendiendo;aquí en sureste cuando abrieron la primera competencia del cruce Playa a Cozumella dominante vendióa 1 peso el pasaje durante días para debilitar financieramente ala nueva empresa; una embotelladora regional de agua rompió envases de otra nueva con el fin de dañarle en las finanzas.

Las exclusivas de productos populares también impiden que marcas nuevas entren al mercado -recuerdo el caso de cervecera Patito-,y esas practicas nocivas la Comisión Federal de Competencia no las persigue de oficio. El sistema legal también puede ser utilizado y las dependencias corrompidas para atacar legalmente o promover tortuguismo paradañar a empresas menores y obligarlas a vendero quebrar.
El caso de Helvex argumenta que los accesorios para baños son idénticos a sus productos, cuando hay decenas iguales, no es una tecnología diferente, ya vi los modelos en internet. Es como si demandara una empresa de clavos a otra porque le copió el diseño, pero también sabemos que el director del Impi no ha vistolos productos, la orden viene de “México”.

Empresas como Chapur, San Francisco, Boxito, Palace Resortconstantemente sufren revisiones hostiles o propuestas de compra y esas mismas empresas consumen de proveedores y profesionales yucatecos,forman capital financiero y humano importante que garantiza el crecimiento sostenido e independiente del Estado. Cuidémoslas, digamos simplemente a Helvex: así no te queremos en Yucatán.