Hay quienes ven a los empresarios cual lobos feroces que eliminar, otros los miran como vacas lecheras que ordeñar, pero hay quienes los perciben semejantes a los burros que jalan carretas, cuestión de enfoque; la realidad es que Mérida es considerada la Suiza de México no sólo por el carácter del pueblo yucateco y la apertura de sus gobiernos, sino por lo proactivas de las cámaras empresariales.

Siempre pensé que éstas las formaban los empresarios para empujar intereses del gremio; correcto, pero no solamente eso: las cámaras son un contrapeso de las autoridades en el buen sentido; es decir, constantemente monitorean a la sociedad como un todo. Gobierno, justicia, educación, ecología, seguridad y desarrollo social también son sus intereses expresados mediante diagnósticos, análisis y propuestas. Las cámaras empresariales han pasado de un estado de reacción ante los problemas a proacción.

Juan José Abraham y Gustavo Cisneros salen este principio de año de Canaco y Coparmex, respectivamente. Durante su gestión empujaron leyes y logros como pasar a delito grave el robo a casa habitación, mejorar la ley anticorrupción, reducir la tarifa de cobro eléctrico, apoyar la zona económica especial y muchas otras.

A estos líderes empresariales no les pagan por su tiempo y si bien tienen talento político para generar consensos no se meten a las cámaras para buscar puestos de gobierno, aunque la realidad es que los empresarios quieren más políticos con perfil ideológico empresarial.

Entran Michel Salum a la Canaco y José Antonio Loret a la Coparmex, como siempre con el voto de apoyo de los empresarios, con profunda responsabilidad y vocación social, y tendrán la difícil tarea de estar monitoreando la salud política, económica y social del Yucatán sin presupuesto público, con el único interés de seguir llevando a las familias yucatecas las mejores oportunidades de elevar su calidad de vida.

Ser un empresario local comprometido con la sociedad va más allá de comprar en 1 peso y vender en 2.

Pocos saben del sacrificio personal que representa ser un líder empresarial, las presiones a que se enfrentan cuando expresan una opinión y una propuesta. Es necesario que sepan que cuentan con el profundo agradecimiento de miles de familias que hoy disfrutan de leyes, seguridad y empleo, de lo que, si bien no son responsables en su totalidad, sí representan un engrane imprescindible en la funcionalidad y logros sociales y económicos del Estado de Yucatán.