Dice Héctor López que el mito del Charro Negro es conocido en casi todos los estados de México. Aunque el nombre del personaje puede variar en cada región, las versiones son muy similares.

Javier Herrera era un hombre de 54 años de edad y vivía en la ciudad de Veracruz. Cada día tenía que atravesar varios llanos para llegar al rancho en donde trabajaba. Después de alimentar a los animales y otras labores, salía de su trabajo a las diez de la noche.

Nunca había tenido ninguna experiencia extraordinaria, hasta que, en una noche de marzo de 1986, le aconteció algo aterrador. Aceleró el paso rumbo a su hogar, pues estaba agotado y hambriento. Pese a la oscuridad se percató de que alguien lo seguía.

Súbitamente sintió un escalofrío que le recorrió su espalda y escuchó ruidos detrás de él. No volteó de inmediato para mirar, pues un intenso temor lo invadió. Tocó el machete que siempre cargaba consigo, pero aun así su miedo aumentaba, pues sentía que aquello que lo seguía cada vez estaba más cerca.

Logró armarse de valor y volteó para enfrentarse a aquello que lo atemorizaba. La imagen que vio lo paralizó de terror. Se trataba de un gran caballo negro, muy brillante, con ojos que parecían arrojar fuego. La bestia era montada por un hombre alto y robusto, con un amplio sombrero de charro. Según don Javier, este hombre parecía no tener ojos, nariz, ni boca. Su rostro era sólo un borrón que estremecía con sólo mirarlo. Javier ya no pudo moverse, ni hablar, todo su ser estaba inundado de pánico.

Ya estando frente a Javier, el Charro Negro le ofreció en silencio una bolsa llena de dinero. En aquel momento su terror era mayor que su ambición, así que la rechazó. El jinete se la ofreció de nuevo y él volvió a negarse. En parte, porque el miedo lo mantenía inmóvil.

Al ver que sus ofrecimientos no eran aceptados, el jinete se alejó velozmente sobre su caballo, pero Javier no escuchó el sonido del galopar del corcel. Regresó a su casa con una crisis nerviosa y cuando se recuperó se lo contó a su familia. Así actúa el Charro Negro.