Tener un gobierno bien calificado, como el de Yucatán, constituye sin duda una ventaja para mantener la unidad partidista en el período previo a la selección de candidatos, donde resulta no sólo lógico sino saludable que el gobernador, Rolando Zapata Bello, tenga un peso específico importante en la selección del que postulará su partido: el PRI.

Y es que se tiene un número sin precedente de aspirantes a la primera silla estatal, comenzando por los legisladores federales Jorge Carlos Ramírez Marín, Felipe Cervera Hernández, Pablo Gamboa Miner y Liborio Vidal Aguilar.

Les siguen los integrantes del gabinete gubernamental: Víctor Caballero Durán, secretario de Educación; Mauricio Sahuí Rivero, secretario de Desarrollo Social; Ernesto Herrera Novelo, secretario de Economía y Fomento Económico, y Roberto Rodríguez Asaf, secretario general de Gobierno.

Y por último, aunque con las mismas posibilidades, el delegado federal de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Carlos Berlín Montero. Para la Presidencia Municipal de Mérida, el que ya alzó la mano es Francisco “Panchito” Torres Rivas.

Todos ellos de probada capacidad en el desempeño de sus cargos políticos y administrativos, por lo que la decisión final debe girar en torno a cuál de ellos es el que garantiza la rentabilidad electoral; es decir, el que mayor cantidad de votos puede aportarle al PRI, tanto aquí como para su candidato a la Presidencia de la República.

Aunque el PAN no atraviesa un proceso muy terso en la selección de sus candidatos, lo que ha propiciado, como un espejo de sus condiciones nacionales, el desprendimiento de algunos de sus miembros que han optado por candidaturas independientes, como Sofía Castro Romero, parece que la principal disputa se da entre el actual presidente municipal Mauricio Vila Dosal y el un tanto desprestigiado ave de todas las tempestades, Renán Barrera Concha, aunque no se debe descartar a Joaquín Díaz Mena que es el más conocido más allá del periférico de la capital.

Para la presidencia municipal capitalina la que se ve con mucho ímpetu es Cecilia Patrón Laviada.
Parece que tanto el PRD como Morena y los partidos no mencionados, salvo algún municipio ajeno a Mérida, continuarán con candidaturas locales de carácter testimonial.

Acierto.- Muy bien hizo el INE al poner su granito de arena para la descentralización de la vida política nacional, en este caso programando dos de los tres debates de los candidatos presidenciales fuera de la Ciudad de México: el segundo en Tijuana, Baja California, y el tercero y último, el 12 de junio de 2018, a las 21 horas, en Mérida. Sólo falta que no se conviertan en Babel, por el número de participantes, y que sean menos acartonados.