Cuando un filme dirigido por un cineasta mexicano triunfa en el extranjero, sin el apoyo de la publicidad masiva, de los comentarios lugarcomuneros de conductores de programas sin contenido pero con públicos masivos, y sin grandes apoyos financieros, entendemos de manera muy clara que el largometraje es bueno en todos los sentidos, situación que sucede con “Caravaggio: El Alma y la Sangre”, del cineasta mexicano Jesús Garcés Labert.

El filme, que se ha vuelto todo un fenómeno en Europa, pero primordialmente en Italia por el tajante éxito que ha tenido entre los espectadores, el cual lógicamente se refleja en la taquilla, de inicio, resalta la grandiosa estética visual que entreteje planos muy cerrados con retratos de la obra de Caravaggio, que parecen salir de la pantalla.

El realismo con el que se captura el trabajo del pintor es tan placentero que pareciera traducirse en una canción escuchada sobre las olas, al ritmo cadencioso del vaivén marino y que, a pesar de que es un documental y que para mucha gente eso es sinónimo de un ritmo lento y hasta tedioso, en este caso el género se transforma solamente en un elemento más de esta gran cinta.

El largometraje narra un repaso con tintes de preciosismo a través de las obras y los momentos complicados de Michelangelo Merisi da Caravaggio, uno de los grandes pintores del barroco, lleno de anécdotas con momentos controversiales.

Otro de los aspectos interesantes de este fantástico documental es que se trata de una de las producciones italianas grabadas en 8K, lo cual representa una calidad visual impresionante y, si esto fuera poco, se convirtió en el documental de arte más visto en la historia al acumular la suma de un millón 200 mil euros en su primer fin de semana en Italia, el pasado mes de febrero.

En suma, una cinta que no debe dejar de ver, recuerde que son filmes para los que el primer fin de semana es determinante en taquilla.

Finalmente, el reconocimiento total para el cineasta mexicano Raúl Rico, quien se hizo acreedor al Premio de la Crítica en el Festival del Nuevo Cine Mexicano de Durango, con su ópera prima “Los débiles”, protagonizada por José Luis Lizarraga, Eduardo Eliseo Martínez y Javier Díaz Dalannais.