Ya en el pasado me he referido a este tema. Todos quienes circulamos por el periférico de Mérida nos hemos dado cuenta de que en el derecho de vía de esta arteria de circulación rápida hay un sinnúmero de obstáculos, que en caso de que un vehículo se salga de la cinta asfáltica generaría un evento de alto riesgo, incluso de consecuencia fatales.

Lo cierto es que para evitar accidentes mortales es esencial respetar el derecho de vía, construyendo calles seguras, que consideren la posibilidad del error humano o fallas vehiculares. ¿Y cuáles son estos obstáculos que hay que evitar?: torres y postes de energía eléctrica y alumbrado, postes telefónicos, anuncios y avisos, árboles y todo tipo de construcciones.

¿Pero existe alguna normativa que regule el derecho de vía? Desde luego existe una ley que establece que las carreteras deben tener un derecho de vía mínimo de 20 metros, espacio en el cual no debe existir ningún obstáculo, mucho menos trampas mortales.

Entre las causas de la salida del periférico de un vehículo están la distracción o desatención por parte del conductor del automotor, o que se produzca un reventón de uno de sus neumáticos y el guiador no reaccione adecuadamente, o como resultado de una colisión que provoque que el o los vehículos terminen saliéndose de la carpeta asfáltica.

Pero lo cierto es que este tipo de siniestros debería acabar, en el peor de los casos, en una salida del vehículo sobre un terreno llano sin obstáculos. El problema es cuando ese abandono involuntario de la vía de circulación termina, por las condiciones del terreno, en una volcadura, o en el impacto contra un árbol, poste o cualquier obstáculo inadecuadamente ubicado.

En el caso de los árboles, éstos se consideran altamente peligrosos cuando su diámetro es mayor de 15 cm, y distintos estudios han demostrado que las colisiones con dichos árboles a velocidades mayores de 70 Km/h provocan víctimas mortales en la mayoría de las veces, además de que los árboles frondosos pueden reducir la visibilidad en curvas e intersecciones al crearse obstrucciones visuales sobre el terreno.

Y respecto de los postes y todo tipo de construcciones mejor ni hablar: su presencia debe evitarse en los derechos de vía.