Una tarde, caminando en el parque, vi a dos personas de la tercera edad tomadas de la mano; de pronto se detuvieron y ambas, de blancas cabelleras y arrugas en la cara, se fusionaron en cariñoso beso.

Esta “postal” que aún guardo en la memoria me marcó e hizo reflexionar, no sólo en los adultos mayores, sino también en la metamorfosis social con radicales cambios del comportamiento, estilos de vida, principios y valores del México y Yucatán del siglo XXI.

Circunstancialmente y para no olvidar ese día, al llegar al consultorio atendí a una madre también sexagenaria, quien durante el interrogatorio rompió en llanto por el inminente divorcio de su hijo y la posibilidad de verse privada del cotidiano contacto con los nietos, motor y razón de seguir existiendo, según me confesó.

Desafortunadamente, en el impacto médico-social de este tipo de sucesos pocas veces reparamos. Hemos avanzado con “bombo y platillos” en el proceso administrativo, facilitando los caminos a través del “divorcio exprés” , pero de las estrategias y acciones implementadas para contrarrestar las consecuencias y secuelas psicológico-conductuales en descendientes y ascendientes poco sabemos.

Según lo encontrado en la literatura, el 25% de los hijos de divorciados no han terminado el colegio, frente al 10% de los de matrimonios estables; el 60% requiere tratamiento psicológico frente al 30%. En cuanto a la tendencia a las adicciones, el 50% de hijos de divorciados ha tenido problemas de alcohol y drogas antes de los 15 años y finalmente, entre muchos de los estragos, el 65% tiene una relación conflictiva con el padre. Del “otro lado de la moneda”, pocos datos analíticos encontramos en cuanto al dolor y alteraciones de la salud de los consanguíneos.

Tratando de hacer una analogía con la realidad de nuestra medicina contemporánea, me atrevería a decir que en sumadas ocasiones existe un divorcio entre lo que aprendemos, nos capacitan e inculcan en centros hospitalarios de otras latitudes para ejercer la profesión con excelencia, contra los actuales recursos en infraestructura y suficiencia de insumos -en algunas instancias-, que permitan responder de forma oportuna y expedita al creciente tipo y número de enfermedades que aquejan a los moradores del Mayab. De sus consecuencias y secuelas más de uno podrá comentar.

Aún existen múltiples facturas pendientes en nuestra sociedad. Nadie tiene la “bola mágica”, pero mágica podría ser tu participación ciudadana incondicional.