Diana Puga Pérez/SIPSE

Mérida, Yuc.- Pensé en el tiempo perdido, en las personas que habían muerto, en las que me habían abandonado, en los sentimientos que jamás volverían.- Tokio Blues, Haruki Murakami

En algún lugar de mi habitación tengo guardada una pequeña caja que contiene mi vida hecha imágenes, hecha letras, hecha regalos, contiene mi vida hecha versos, hecha personas, contiene mi vida hecha recuerdos.

Me gusta sumergirme en ese mundo de papel y envoltorios porque ahí residen pequeñas partículas de todas las personas que han formado parte de mi vida, personas que protagonizaron mis versos por su sonrisa y personas que aparecieron en mi mente cuando escuchaba alguna canción.

En ese pequeño mundo residen mis recuerdos favoritos, en ese pequeño mundo se repite una y otra vez aquella caminata nocturna en el parque, o se hace infinito aquel día que mi familia me ayudó en la construcción de un muñeco de nieve.

Ahí, detrás de esas cuatro paredes con olor a tinta y papel, habitan los protagonistas de mis historias, en ese pequeño mundo han armado su hogar miles de personajes, como aquel muchacho de cabello oscuro e ideas preciosas, o esa otra chica de cabello rizado y seguidora de la buena música. En esas paredes habitan mis mejores amigos y los que solían serlo.

En ese pequeño mundo están las letras que recitan uno que otro verso donde podrás encontrar a aquel muchacho que puede leer mis vivencias hasta las tres de la mañana y a esa otra que lleva en mi vida quince años.

Me gusta esa pequeña caja porque en ella se escuchan las canciones que dediqué y aquellas otras de las que me hicieron dueña. Porque en ella se guardan aquellos chistes que me contaron cuando más lo necesitaba y las pláticas que me regalaron en las noches que no podía dormir.

Me gusta recordar y pensar en aquellas personas y versos que acompañaron mi vida por muchos días e incontables noches, me gusta cantar las canciones que contienen la esencia de alguno de mis días y las historias que me han acompañado durante los últimos años. Me gusta esa caja que tengo porque guarda la esencia de lo que soy, guarda todo lo que las personas me han dejado y guarda el recuerdo de todo lo que se han llevado.