Agosto tiene entre sus efemérides los recuerdos de sucesos dolorosos que la humanidad no debe nunca dejar de tener presentes, como el Día Internacional de la Trata de Esclavos y su Abolición, el 23.

El 21 es el Día Internacional de Conmemoración y Homenaje a las Víctimas del Terrorismo. El 29 es el Día Internacional contra los
Ensayos Nucleares. El 30, el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas.

Entre los recuerdos de todos los grandes errores cometidos por un sector de la humanidad, el pasado día 19 se conmemoró el Día
Mundial de la Asistencia Humanitaria, que se instituyó para no olvidar el atentado terrorista ocurrido el 19 de agosto de 2003 en la sede de las Naciones Unidas en Bagdad, con saldo de 22 personas muertas, entre ellas el enviado de la ONU, Sergio Viera de Mello. 

El objetivo de esta conmemoración es rendir homenaje a los valientes trabajadores humanitarios y sanitarios que no titubean en
arriesgar su propia existencia ante ataques u obstáculos cuando acuden a brindar ayuda a quienes lo necesiten para proporcionarles
asistencia humanitaria y protección. 

Esa asistencia humanitaria se basa en los principios de humanidad, imparcialidad, neutralidad e independencia, que tienen sólidos
pilares en la observancia, respeto y promoción de las prerrogativas humanas.

En este contexto, tenemos que hacer un reconocimiento a todas las personas que trabajan en pro del respeto a los derechos humanos, especialmente a quienes desde la trinchera de la sociedad civil dan su mejor esfuerzo para llevar aliento y apoyo solidario a los grupos en situación de vulnerabilidad, como nuestros hermanos mayas, mujeres, niñas y niños, personas con discapacidad, adultos mayores y todos aquellos que ven amenazadas su prerrogativas humanas.

Las efemérides en el campo de los derechos humanos se establecen para no olvidar los errores de ayer, como la esclavitud que el devenir de los tiempos ha convertido en el error de hoy, llamado trata de personas, la moderna esclavitud del siglo XXI.

Aportemos todos nuestro granito de arena para ser mejores personas.