Diciembre, época de reflexión que marca el final de un ciclo y el principio del siguiente. Tiempo para hacer nuevos propósitos y de cerrar ciclos. Desgraciadamente, en esta época de consumismo y competencia nos dejamos llevar por los propósitos de la mayoría, los que están de moda, los que creemos que serán aceptados por los demás. Pero este 2017 podemos hacer algo diferente, lo que podemos hacer en estos primeros días de diciembre es una verdadera reflexión, un verdadero viaje a nuestro interior, a nuestro corazón.

Llevamos muchos años viviendo una vida que nos parece cómoda y creemos que hacemos lo que nos gusta, pero muchas veces nos dejamos llevar por la corriente, por los anuncios, por lo aceptado, por los sueños de otros, y vivimos esperando el fin de semana, el fin de año o las vacaciones para ser realmente felices.

En realidad, debemos de buscar nuestro elemento, el entorno ideal para nuestra vida, el punto en el que se encuentran nuestras aptitudes con nuestras pasiones. Así que el primer viaje de este recorrido debe ser encontrar nuestras aptitudes; dice Ken Robinson “que las aptitudes son como los recursos naturales, a menudo se ocultan bajo la superficie y hay que esforzarse para encontrarlas”. Hay personas que son buenas para varias cosas y entonces encontrar de verdad tus aptitudes se vuelve más complicado que si eres realmente bueno en una sola cosa. Pero no basta con tener la habilidad, esto te ayudaría a hacer las cosas mejor, pero no te acercaría a la felicidad. Además de tener aptitudes debemos poder disfrutar de realizar esa actividad. Si logramos que estos dos puntos se encuentren, entonces sí habremos encontrado nuestra pasión, si encuentras este punto, habrás encontrado el equilibrio en tu vida.

Este viaje para encontrar tu elemento es un viaje de dos vías en el que debes analizar hacia tu interior cuáles son tus puntos fuertes, qué es lo que más disfrutas, pero también tienes que ver al exterior y analizar cuáles son las oportunidades que la vida te da. Es decir , no se pretende con este viaje que abandones todo lo que has hecho hasta hoy o que dejes de pensar en las personas que te rodean y dependen de ti, pero tal vez con un poco de reflexión logres encontrar algún talento oculto que no sospechabas que tenías y que puede hacer tu vida o tu trabajo más fácil, o tal vez encuentres una pasión que no conocías y que renueve tus ganas de vivir y de trabajar.

Casi siempre en este viaje de reflexión nos atrevemos sólo a explorar las cosas muy cercanas, los cambios con poco riesgo, pero como decía Mark Twain “de aquí a veinte años estarás mas arrepentido de las cosas que has dejado de hacer que de las que has hecho», equivocadamente dejamos que muchas cosas interfieran en nuestras decisiones, ideas que casi siempre están respaldadas por miedos e inseguridades. No nos atrevemos a ser diferentes, tenemos miedo al rechazo y es por esto que tomamos decisiones que nos llevan a la desilusión o al aburrimiento, pero que nos parecen más seguras.
Toma este 2018 como una nueva oportunidad de dar un giro a tu vida, no tiene que ser un giro de 360 grados al momento, pero podemos ir un grado a la vez, tomando decisiones conscientes, basados en nuestro corazón, en nuestros sueños, decisiones que nos lleven a conocer nuevos ángulos de nuestra personalidad, que nos lleven a querernos y a aceptarnos más, y con un poco de suerte a encontrar esos talentos que tenemos ocultos en nuestras sombras.

Para empezar, elimina un poco del ruido que nos rodea, este mundo tecnológico y comunicado nos llena de deseos externos y comerciales, deseos que vienen de afuera de nosotros y nos parecen socialmente aceptados. Cierra tus ojos por un momento todos los días y mira a tu interior, experimenta quién eres en realidad. Puedes meditar, puedes pasear, puedes sentarte a disfrutar un atardecer y aprovechar el tiempo para dar una mirada dentro de ti.

No te conformes con lo que sabes, desafía tus ideas, toma nuevos cursos, ten nuevos amigos, reencuéntrate con viejas amistades. Rescata tu creatividad y atrévete a experimentarla, acrecienta tu espíritu positivo y analiza las ideas con optimismo. Date nuevas oportunidades, no importa si en el pasado lo intentaste y no pudiste, desarrolla habilidades que te permitan hacer mejor las cosas en el futuro y ten fe en ti. Si no lo intentas nunca sabrás de qué eres capaz y terminarás tu vida sin conocer la vida espectacular que pudiste vivir, conviértete en el amigo que esperas encontrar, sé la pareja que quieres tener y atrévete a ser el ser humano que siempre soñaste ser.