La primera semana de febrero vence el plazo para que los preabanderados independientes a cargos electivos populares reúnan las firmas electrónicas que puedan avalarlos, finalmente, como actores formalitos en la contienda electoral del 1 de julio de 2018.

La más adelantada es Sofía Castro Romero, ex panista y ex diputada estatal y federal por el mismo blanquiazul. Ella requiere poco más de 30 mil rúbricas electrónicas y prácticamente ya cubrió la cuota, al menos así lo aseguró en una reunión informativa efectuada el lunes en el Monumento a la Patria (no a la bandera, como muchos dicen o califican).

Doña Sofía aspira a ser la primera candidata bajo la modalidad “independentista” a la gubernatura de Yucatán; ante el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (Iepac) de Yucatán hay inscritos otros tres suspirantes sin partido político para el Ejecutivo estatal. ¿Lograrán sus objetivos? Poco probable.

Al menos la ex panucha –que muchos aseguran sigue añorando al partido de sus amores- armó una estructura electoral durante los años que militó en el blanquiazul. Es muy probable que todo ese aparato le haya funcionado. O sea, es bien astuta y preparada la damita. No vayan a pensar que la llevarán al baile muy fácil.

Santiago Alamilla Bazán, ex director del Rastro de Mérida y que acabó en bronca con la administración de Mauricio Vila bajo supuestas irregularidades financieras (lo mismo de siempre), también anda haciendo su luchita y, al parecer, va muy avanzado para recolectar alrededor de 13 mil y pico de firmas.

Santiago busca ser candidato oficial independiente a la alcaldía de Mérida y disputarle posiciones a los abanderados del PRI y del PAN, Víctor Caballero Durán y Renán Barrera Concha, respectivamente, considerados los más fuertes para los comicios, sin perder de vista que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) lanzará a la actriz regional Jazmín López Manrique, más conocida como “Tina Tuyub” y que fuera pareja sentimental del legendario Héctor Herrera “Cholo”. Abusados porque la dama del espectáculo le puede “robar” votos importantes a los más pintados.

PRIMERA CAIDA.- Ahora vendrá la labor de la “Santa Inquisición Electoral” para validar las firmas de adhesión a los independientes y darles la bendición o, en caso contrario, quemarlos en la hoguera electorera.

SEGUNDA CAIDA.- No obstante, los que queden de unos 25 aspirantes “solitarios”, entre éstos la empresaria Olga Moguel, a diputada local por el II Distrito, le darán a los comicios, en Yucatán, un giro distinto.

TERCERA CAIDA.- Que si el voto se va a pulverizar. Sí, ese es el riesgo. Pero podría valer la pena, al menos para salir de la monotonía de cada seis años.