Cualquier persona en este mundo está propensa a regarla, echar a perder, caerse o fracasar. Pero la diferencia entre unos y otros es lo que hacemos con esos fracasos, tropiezos o como le quieran llamar, para poderlos convertir en una oportunidad positiva en nuestras vidas. Podrá avergonzarnos en algunos casos el caer, pero necesitamos de varias cosas para levantarnos y analizar todas y cada una de las partes que acontecieron en esta falla.

Aquí te doy 5 acciones para poder lidiar con el fracaso:

1.- Aceptar.- Cuando aceptes que has fallado, habrás dado el paso más importante hacia adelante. Solo te queda cumplir cabalmente con los demás para salir adelante y beneficiado. La aceptación y resignación son acciones básicas del inicio de una renovación interna para crecer.

2.- Analizar.- Debes analizar las partes donde pudo haber estado el fallo que te hizo fracasar, por dos razones: a) no repetir y b) aprender. El análisis no es para buscar culpables, es para saber qué se pudo haber realizado mejor y cómo evitar lo mal hecho en una ocasión posterior.

3.- Ser positivo.- Las víctimas son personas que normalmente tienden a buscar un culpable de su propia situación y si no lo llegaran a encontrar, culpan a la vida misma por tratarles así. Tú eres el responsable de tu presente y tu futuro, así es que toma tus cosas y sigue adelante sacando lo mejor de cada momento, aun en el fracaso.

4.- Fortalécete.- Trabaja mucho con tus éxitos y con tus fortalezas, pues esas son las que te han dado las armas y herramientas para llegar a donde estás. No descuides tus debilidades para que estés siempre alerta. Tu personalidad y tu temple están hechos para soportar cualquier cosa.

5.- Nunca olvides.- Hay varias cosas que no debes olvidar en el camino: lo que te hizo llegar ahí, el aprendizaje de los tropiezos, que eres humano, que tienes fallas y que no eres el único. Teniendo siempre presente estos datos, te reestablecerás mucho más rápido de lo que imaginas.

Una vez resueltas las dudas anteriores, estás listo para tomar decisiones y aplicarlas en lo que más creas que te convenga. No importa el tamaño del fracaso, importa la forma en la que le das vuelta a la página y continúas con lo que sigue. Respétate siempre a ti mismo, antes que a los demás.