Al recibir la designación como vocero del Congreso Peninsular para la Institucionalización de la Lengua Maya, reflexiono sobre el largo periplo que ha recorrido el reconocimiento de los derechos indígenas en México; desde el Convenio 169 sobre los Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes (OIT 1989), signado por nuestro país, pasando por los Acuerdos de San Andrés Larráinzar, celebrados por el Gobierno Federal y el EZLN (1996), hasta la promulgación de la Ley General de los Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas, muchos soles se han ocultado. Quince años tiene de vigencia la citada Ley que concreta las reformas realizadas en la Constitución, específicamente el artículo segundo, donde señala la multiculturalidad y el plurilingüismo de la nación. El mismo tiempo tiene el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, organismo descentralizado encargado de la investigación, asesoramiento e institucionalización de las lenguas mexicanas vigentes.

Se hablan en el país 68 lenguas con sus variantes dialectales; en la catalogación de las lenguas vivas realizada por el INALI utilizando procedimientos de genealogías lingüísticas, dialectología y sociolingüística, todas las lenguas aborígenes mexicanas provienen de un tronco común o familia lingüística que suman once.

En lo que concierne al maya yucateco, la cifra de hablantes es de 859,607 personas distribuidas en los estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo. Esta lengua se mantiene viva y vigente, aunque el número de mayahablantes ha disminuido de forma notoria. Recientemente se han presentado las Normas de Escrituras de la Lengua Maya, favoreciendo de esta manera la uniformidad de la escritura y uso de grafemas, sintagmas y otras normas de escritura consensuadas por maestros bilingües y expertos en lingüística.

El Congreso se realizará los días 21 y 22 de este mes, en el Centro de Convenciones Siglo XXI, convocado por la Secretaría de Cultura federal, el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali) y las instituciones de cultura de los estados de la península yucateca. Uno de los objetivos de la oficialización de la lengua es otorgarle su uso público a nivel estatal, municipal y comunitario, a través de los procedimientos legislativos correspondientes. El ambiente de preparativos para este importante evento reunirá a especialistas en el idioma provenientes de los estados participantes, que previo a este Congreso han debatido ampliamente en sus estados para confluir en el Centro de Convenciones. Con esta actividad se abre la celebración del Día Mundial de las Lenguas Maternas.