Fue lamentable ver, en los días previos al inicio de las vacaciones de fin de año, a miles de maestros yucatecos hacer largas y tediosas filas a las puertas del local de pagaduría de la Segey para entregar copias de sus talones de cheques y un formato donde solicitaban el pago de manera retroactiva de dos días por año por el concepto “prima vacacional” que les adeudan desde el año de 1994. La historia de la agitada aglomeración magisterial se debió a la convocatoria irresponsable de los dirigentes de diversas agrupaciones sindicales ajenas al SNTE, entre ellas el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Educación de México (SITEM), encabezado por el profesor Emmanuel González Chávez;el frente denominado Docentes Unidos por Yucatán (DUPY) o también autodenominado movimiento Docentes Unidos Luchando por Yucatán (DULY), cuyo dirigente, profesor Jesús González Cupul, invita a los maestros a través de la página de Facebook de DUPY a llenar los formatos para la reclamación de dicho concepto que se les adeuda, válido para todos los docentes que estuvieron en servicio desde 1994 hasta 2016, sin importar su nivel de Carrera Magisterial o a qué sistema pertenezcan: estatal o federal, nivel educativo: primaria, secundaria (educación básica) y que representa una deuda al magisterio que asciende a varios millones de pesos.

Cuando digo “convocatoria irresponsable” me refiero a quienes se ostentan como dirigentes sindicales desconociendo o haciéndose de la vista gorda respecto a las normas administrativas y hacendarias para reclamaciones de pagos o devoluciones de descuentos injustificados como en este caso. Es preciso aclarar que la ley marca un tiempo para hacer cualquier reclamación y, si ésta no se efectúa, entonces prescribe o caduca el plazo, aunque el reclamo sea legítimo.En efecto, el reclamo del magisterio yucateco es legítimo, pues desde el año de 1994 y hasta 2016, alos maestros se le dejó de pagar uno de los cinco días del concepto prima vacacional, y, aunque en el talón de cheque aparecía dicha prestaciónpor vacaciones, el monto correspondía a sólo cuatro y no a los cinco acordados en la minuta de negociación salarial signada en su momento por el Gobierno del Estado y la dirigencia de la sección 57 del SNTE.

¿Qué pasó entonces? ¿En bolsa de quién o quiénes quedó ese dinero?