En este año 2018 están haciendo historia los fenómenos meteorológicos, primero fue enero como un mes de los más fríos de los últimos años y más lluvioso también y luego, cuando pensábamos que iba a haber un calor histórico en la temporada de sequía, las lluvias atípicas que se presentaron hicieron que nos salváramos de eso.

Seguidamente las lluvias comenzaron en tiempo y forma y se esperaba una buena temporada, pero el mes de junio no trascendió mucho en los acumulados de lluvia que hubo en el promedio y cayó la medición, aunque esta vez la ciudad de Mérida y su zona metropolitana sufrieron un fenómeno meteorológico extremo que fue una turbonada que dejó daños a la infraestructura urbana.

Llegó entonces el mes de julio, con lluvias por debajo del promedio, situación generada especialmente por la canícula que está por hacer historia con las temperaturas altas que está trayendo y sobre todo la sensación térmica o bochorno, como le decimos los yucatecos a este parámetro meteorológico; una canícula muy intensa, tan así que de seguir la ausencia de lluvias los termómetros marcarán temperaturas altas históricas para un mes de julio, algo que no se veía en cuando menos 20 años en la Península de Yucatán.

En cuanto a los huracanes, pues los últimos pronósticos indicaban que estarían dentro o por debajo del promedio, aunque llama la atención que de los 3 formados hasta el momento, 2 han sido huracanes moderados, pero ha finalizado la primera etapa que va del 1 de junio a mediados o fines de julio y que se caracteriza por pocas formaciones de ciclones tropicales y ahora estamos por entrar a la segunda etapa que es la más intensa y que comenzará a mediados o fines de agosto y aunque los pronósticos indican poca acción no está de más hacer un chequeo de nuestros preparativos por si las moscas.