La pregunta que me hicieron reiteradamente en la noche del domingo 24 era: ¿Qué sucede con las condiciones del tiempo? ¿Por qué nos llegó un frío severo en el mes de noviembre? Y ¿por qué ahora, en plena Navidad y año nuevo, se han alejado las bajas temperaturas?

Bueno, pues la respuesta es que las condiciones del clima son variables en el espacio y el tiempo y todo depende de los fenómenos meteorológicos que nos afectan en determinado momento; por ejemplo ahora, apenas transcurrida la Navidad, y muy posiblemente con la llegada del año nuevo, nos espera un clima benigno.

Hay que recordar que estamos bajo la influencia del fenómeno meteorológico de La Niña y esta situación tenderá a establecer que tengamos un invierno benévolo, aunque no será sólo por esta causa, puesto que también estamos bajo la influencia de un sistema de alta presión o sistema anticiclónico que impide con su circulación que las masas de aire frío nos afecten.

Esas masas de aire frío se quedan a medio Golfo de México y en el centro y norte del país y no llegan a la Península de Yucatán, lo cual está provocando que tengamos condiciones calurosas durante el día, pero que también haya temperaturas algo frescas a partir de la tarde y en la noche, que duran hasta la madrugada y el amanecer.

Les explico: durante el día domina un aire más cálido que viene del este y a veces del sureste, pero al llegar las primeras horas de la tarde sopla un viento del noreste que para Yucatán es más conocido como brisa del mar.

A lo largo del candente verano esta brisa viene a mitigar el calor reinante, pero en invierno el viento es bastante fresco y eso hace que sintamos un poco más de frío, ya que las temperaturas mínimas bajan incluso a 17 y 18 grados Celsius.

Así estaremos, como todo parece indicar, a fin de año, pero no hay que confiarse, pues, aunque haya calor de día, se sentirá algo de fresco en la noche.

Para finalizar, les deseo un feliz año nuevo 2018.