El pasado jueves 2 de agosto la Universidad Estatal de Colorado, Estados Unidos, emitió el último pronóstico de la temporada de huracanes 2018 para la cuenca del Atlántico, Golfo de México y Mar Caribe a través de los Doctores Philip Klozbacht y Michael Bell, quienes siguen con el proyecto de predicciones de esos fenómenos iniciado por el fallecido Dr. William Gray, conocido como el gurú de los huracanes.

Ambos meteorólogos pronostican que se espera la formación de 12 ciclones tropicales con nombre, de los cuales se prevé que 7 sean tormentas tropicales, 4 huracanes moderados (categoría 1 y 2 de la escala Saffir-Simpson) y solo uno alcance la designación de intenso (categoría 3, 4 y 5 de la misma escala).
Para este pronóstico ya se tomó en cuenta a la tormenta subtropical “ALBERTO” y los huracanes “BERYL” y “CHRIST”, de categoría 1 de la escala Saffir-Simpson, que son los únicos que se han formado este año.

Se trata de una temporada muy baja en actividad respecto de los últimos años y todo esto debido a varios factores, entre ellos que la temperatura de las aguas oceánicas superficiales ha estado por debajo del promedio, que ha perdurado desde que se inició la temporada de huracanes, y la posible formación del fenómeno de EL NIÑO para el mes de septiembre (al final del verano) o principios del otoño.

Todo esto se conjuga para que se espere una temporada algo baja en la formación de huracanes, aunque en la segunda etapa de la temporada, que es la más intensa y que abarca desde mediados o fines de agosto hasta la primera quincena de octubre, es muy probable que las condiciones oceánicas cambien un poco y pueda haber mayor actividad ciclónica.

Independientemente de este pronóstico, no hay que cantar victoria, al contrario, debemos de mantener la cultura de la prevención ante los ciclones tropicales, porque, sin importar el número a formarse, bastará con que solo un huracán nos afecte para decir que nos fue mal en la temporada.

Los yucatecos nos caracterizamos por tener una buena cultura de la prevención, mantengámosla en alto.