Ya estamos a mediados de julio. La frase recurrente para estos días es: qué rápido se está yendo el año, pues ya estamos a la mitad casi sin darnos cuenta y la meteorología avanza en sus mediciones y predicciones.

Para estas fechas, haciendo un breve resumen de lo que ha sucedido, llevamos ya tres ciclones tropicales con nombre formados en la cuenca del Atlántico y la temporada de lluvias se ha comportado en algunas zonas con mediciones por encima del promedio, en otras dentro del promedio y por debajo del promedio en algunas otras.

Ha sido muy irregular la caída de las lluvias, pero ha habido de todo en algunas zonas, llegando a ser lo que se conoce en meteorología como fenómenos meteorológicos extremos, uno de los cuales se le vino encima a la ciudad de Mérida y su zona metropolitana hace algunos días, cuano hubo daños a la infraestructura urbana.

Lo que sigue ahora es lo que se conoce como la canícula, que trae consigo un receso de las lluvias que puede durar de 15 a 30 ó 40 días, según las condiciones ambientales, y que provoca una disminución de las precipitaciones pluviales, no la desaparición de las mismas; también trae aparejada menor nubosidad.
Al estar en pleno verano y haber una baja en las lluvias, el calor se acentúa hasta niveles insoportables y las temperaturas máximas se van para arriba, acariciando los 40 grados Celsius inclusive, y la sensación térmica o índice de calor, bochorno como le decimos los yucatecos, sube a los 50°C, pero es la mejor época para ir a la playa; de ahí las famosas, antiguas temporadas veraniegas durante las cuales la gente traslada a la playa su residencia temporalmente para sobrevivir a este calor que agobia.

Sin embargo, también tiene consecuencias para la salud, ya que los alimentos tienden a descomponerse mucho más rápido y hay un aumento de las enfermedades gastrointestinales. Ahora con la influenza que nos afecta pues se complicará la situación.

También en este tiempo ocurre una pausa –o debe ocurrir al menos- con los huracanes.

La recomendación es: cuidarse de este terrible calor.