Noemí Cruz Cortés habla de la diosa Ix Chebel Yax, deidad que representa a la Luna vieja. Aparece cinco veces en el Códice Dresde y su poder fertilizador estuvo enfocado en la vegetación y las serpientes. Es también una diosa madre y benefactora de las entidades vivas ligadas a lo terrestre. Es el símbolo de fecundidad, muerte y renacimiento. Su existencia en la cosmovisión maya prehispánica es sinónimo de abrigo y calor.

Además de imperar en la tierra, domina en el agua y los ciclos vitales.

Ix Chebel Yax se ve representada en el Dresde como una anciana con la piel rojiza, su boca está desdentada y tiene garras en vez de pies y manos, en las que porta un cántaro del cual vierte agua desde el espacio celeste hacia el terrestre.

Los estudiosos han interpretado que el agua que se precipita desde el cántaro lo hace en condiciones destructivas, es decir, la diosa vieja ocasiona el aguacero y la inundación, que dañarían muchas cosas, principalmente las cosechas. Contrapuesta a ella está Chaak.

Ix Chebel Yax está representada en varios códices mayas con una falda en la que se observan dos huesos cruzados, signo de la muerte.

Aparentemente la acción de la diosa no es benéfica para el hombre, pero su existencia y función son indispensables. Algunos arqueólogos interpretan esta condición de lluvia torrencial y posterior inundación como el diluvio que, según Popol Vuj, eliminó a los hombres de madera y dio paso a la creación de los hombres de maíz. Se puede entender mejor cómo las deidades de la cosmovisión maya prehispánica daban movimiento al universo causando destrucción, que traía como consecuencia una renovación del mundo.

Ix Chebel Yax ostenta un tocado de serpientes, animales sagrados por excelencia. Tanto Ixchel como Ix Chebel Yax están vinculadas a estos reptiles, animales selénicos y telúricos, Sus cambios de piel fueron interpretados como la inmortalidad cíclica de la Luna. Además, la serpiente simbolizó al falo primigenio, que penetró en la mujer, Madre Tierra, para fecundarla. Todo esto conllevaría a la regeneración y la renovación humana, animal y vegetal.