La tradición oral de Chiapas es muy rica y cada región tiene sus peculiaridades. En Tapachula se habla de la Titchanila, un espanto muy conocido en esa ciudad. Conviene aclarar que, según Homero Adame, el origen de Tapachula es posiblemente maya, pero su existencia se manifiesta en 1486, cuando los aztecas se asentaron allí para convertirla en pueblo tributario.

Se desconoce el año de su fundación hispánica.

Los habitantes de la citada ciudad dicen que la Titchanila se asoma en las proximidades del panteón de Tapachula. Esta “Mala Mujer”, como también se le conoce, es un ser sobrenatural que sólo se aparece a los hombres. Quienes la han visto y han sobrevivido para contarlo afirman que es muy bella, viste de forma sensual y provocativa. Es tan hermosa, que los jóvenes se sienten atraídos y tratan de conquistarla. Pero cuando la ven de cerca, los ilusos galanes se dan cuenta de que su rostro es el de una calavera.

Cuentan en Tapachula que muchos hombres han caído muertos del susto en el mismo momento del desafortunado encuentro. Al día siguiente, cuando encuentran el cadáver, tiene los ojos muy abiertos y con expresión de terror. Por eso se sabe que vieron a la Titchanila.

Cuando se les realiza la necropsia, los médicos no encuentran la causa de su muerte. Concluyen que murieron por un infarto. Sin embargo es difícil creer esa explicación porque generalmente las víctimas son jóvenes saludables y no se sabía que tuviesen problemas cardiacos. Su mala suerte los hizo que se encontraran con la Titchanila.

El origen de este mito es desconocido, aunque quizá provenga de las antiguas creencias de los mayas mam que habitan en esta región, agrega Adame. Otras fuentes señalan que la Titchanila parece flotar cuando se desplaza, no toca el suelo. Es entonces cuando uno se percata de que es no es una mujer sino un espectro.

Este mito tiene gran semejanza con otros espantos femeninos como la Tisigua de Tuxtla Gutiérrez y la Xtabay de la península yucateca. Todas estas apariciones femeninas pueden provocar un fuerte susto, una enfermedad nerviosa temporal e incluso la muerte.