Al concluir un año más de encuentros dominicales con mi columna “Con la música por fuera”, iniciada en abril de 2012 en nuestro querido Milenio Novedades, agradezco el respaldo recibido de diversas instituciones, asociaciones y agrupaciones culturales públicas y privadas que han generado la materia objeto de esta colaboración semanal, que se mantiene vigente en el ánimo de un creciente número de lectores a través de las páginas impresas o virtuales de la misma casa editorial. Y, recientemente, en mi muro personal de Facebook donde la reproduzco puntualmente.

Ofrecer información documentada sobre los acontecimientos sobresalientes del devenir musical de nuestra entidad es el objeto principal de mi publicación hebdomadaria, pero también me ha servido para rescatar y dar vigencia a personajes y acontecimientos que en su momento tuvieron una significación relevante en nuestro desenvolvimiento musical, pero que cayeron en el olvido con el paso de los años.

Por lo cual, externo mi más profunda gratitud al Centro Regional de Investigación, Documentación y Difusión Musicales “Gerónimo Baqueiro Fóster” de la Escuela Superior de Artes de Yucatán, por preservar celosamente numerosos, valiosos documentos musicales de los siglo XIX y XX, y por ponerlos al alcance de alumnos, maestros, prestigiados investigadores, estudiosos y público en general, interesados en conocer y difundir estos relevantes acervos que atesoran la historia musical de esta importante región cultural de México.

Igualmente, a la Biblioteca Yucatanense de la Secretaría de la Cultura y las Artes y su hemeroteca “José María Pino Suárez”, a nuestra benemérita Sociedad Artística Ricardo Palmerín y al Museo de la Canción Yucateca, A. C., cuyos archivos consultamos frecuentemente para la elaboración de nuestras publicaciones semanales.

Mención especial merece la acuciosa investigadora María Teresa Herrera Albertos, toda una institución en la búsqueda de documentos digitales en archivos religiosos y civiles de los siglos XIX y XX, cuya generosidad sin límites nos ha permitido contar con valiosos datos desconocidos de notables personajes de la historia y de la música de Yucatán. Dios mediante, aquí continuaremos en el año que comienza mañana para seguir hablando “Con la música por fuera”.