Los parques urbanos son una parte importantísima de las ciudades, ya que al estar en ellos nos hacen olvidar por algún momento el gris de las calles, el ruido de los coches, los malos olores y la alteración nerviosa que padecemos en la ciudad.

Los parques urbanos son equipamientos que juegan un papel vital, desafortunadamente no apreciado o entendido correctamente, en el desarrollo social, económico y el bienestar físico de las personas que habitamos en las ciudades. Los parques son espacios verdes con equipamientos adecuados a los usos y costumbres, que proporcionan alivio ante la intensidad de la vida urbana, salvando los paradigmas de las divisiones sociales, económicas y raciales. Al crecer las ciudades y cuando la población se alejó de los centros urbanos, los parques sufrieron de falta de inversiones, hecho que algunos todavía están padeciendo.

Mientras las ciudades como Mérida crecen al atraer a nuevos residentes, un elemento que ha permitido que sigamos visitando el centro de la ciudad es la revitalización de sus parques y sus plazas históricas.

Pero esta capital necesita verdaderos nuevos parques que sean espacios de convivencia y socialización, accesibles, amplios y bien equipados, que ayuden a mejorar casi todas las necesidades urbanas, desde la salud, la educación, la justicia ambiental y la lucha de la sociedad contra la expansión de la delincuencia.

Hablando de esto viene a colación un proyecto que cuando se realice integralmente se convertirá en un elemento de mejora para la ciudad, sus habitantes y sus visitantes: el Gran Parque de La Plancha. Este es un proyecto que los ciudadanos han priorizado como una necesidad de mejora urbana que, sin duda, tendrá un gran impacto positivo, no sólo para los habitantes de la zona, sino para todos quienes vivimos en Mérida, ya que el uso ordenado y espontáneo de los parques públicos permite convivir y forma a los ciudadanos en su cuidado y la atención de los temas de interés público, fortaleciendo el desarrollo integral de la ciudad.

Pero no sólo debemos actuar allí; todos los parques y jardines demandan una atención integral para su mejora y su aprovechamiento, en bien de la ciudad, tanto en su equipamiento, como en su accesibilidad.