Mare con ese negociante de la canícula, o como se llame, la cosa se está poniendo caliente, y no de esas calenturas que emocionan a mi señora y a mi esposa también; hablo de las calenturas de las temperaturas, mare lo que no llegó en mayo está llegando en julio, con sensaciones térmicas de 52 grados Celsius y temperaturas de hasta 42; mare cada que salgo a la calle siento un olor a kastakán en que me quema el sol, que está caliente.

Y lo que también está caliente es la polaca, porque, en el ámbito local, ya empiezan los tutis: por el lado de Morena su presidente Mario Mex ya dijo que deben de haber elecciones y que ojalá se elija a la gente que caminó desde el principio con el partido y no a los oportunistas, ¿se referiría a Huacho?; ojalá tenga cuidado porque, con los cambios, va a quedar prácticamente como otro gobernador, en una de esas tiene más presupuesto que el propio gobernador, qué cosas que no.

Y en el PRI ya empezaron a salir nombres del probable sucesor de Carlos Sobrino Argáez en la presidencia del Comité Directivo Estatal. En este partido, la realidad es que tienen que hacer un cambio de fondo y forma para poder levantarse, como diría Rigo Tovar; vamos a ver qué fuerza se impone, si los rolandistas, los ivonistas, los Gamboa o los anexas que cada vez salen más, solo es cuestión de tiempo.

Como cuestión de tiempo ha sido el tema de López Obrador que aún no ha subido y ya echó para atrás varias de sus promesas, como que ya no habrá el aumento a la gasolina, la venta del avión presidencial, la amnistía y la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, del cual dijo que lo va a poner a consulta ciudadana, mare como si todos supiéramos de aeronáutica y cómo detona e influye una obra de esta magnitud en la aceleración de la economía.

Mare me barrí en home, lo que me queda claro es que el ofrecer no empobrece y que una cosa es la campaña y otra la realidad; de veras que por la boca muere el Peje, masinó.