Mérida, Yuc.- Los comercios que se encontraban en la periferia de lo que fuera Plaza Crystal Chedraui se han visto obligados a bajar sus cortinas, ya que la afluencia de personas a ese centro comercial ha disminuido notablemente desde el cierre del supermercado.

Letreros con leyendas como “Disculpe las molestias” y “Comuníquense a tal número”, forman parte de las medidas que han tomado los dependientes para darle salida a su mercancía.

Transcurridos 10 meses desde el cierre del supermercado, en Paseo Montejo, esta situación ha orillado a algunos comerciantes a vender sus locales a dicha empresa y buscar nuevos rumbos, ya que cada vez son menos los meridanos que acuden a esa plaza.

Hasta hace seis meses, locatarios de la zona referían que lo único que los mantenía en pie era la Unidad de Servicios Electrónicos (USE). Sin embargo, en su portal, la Agencia de Administración Fiscal de Yucatán anunció que a partir del 13 de enero las oficinas ubicadas en Plaza Cristal quedarán deshabilitadas.

Locales vacíos, comerciantes con rostros desencajados por no saber cuál será el rumbo que tomarán en los próximos días, porque los empresarios dueños del terreno del supermercado les dieron un ultimátum para después del cierre de la tienda: o venden o esperan a que la gente deje de llegar al lugar.

Algunos se han visto en la necesidad de despedir a sus empleados y adoptar estrategias para vender sus artículos, rematando la mercancía, porque ante la ausencia de clientes son escasos los productos que se venden.

Durante un recorrido realizado por el equipo de Milenio Novedades se constató que de los aproximadamente 20 locales comerciales ocho aun se resisten a “morir” y entregar su espacio al supermercado, ofreciendo en sus anaqueles promociones y descuentos para los pocos asistentes que acuden todavía a la plaza.