SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Francisco J. R. G. fue condenado a 7 años y 6 meses de prisión por el delito de violación contra su propia esposa, a la que incluso le propuso un "trío" sexual con él y su amante.

La juez primero penal, Rubí Guadalupe González Alpuche, también le impuso una multa de 230 días, equivalente a 13 mil 599.40 pesos, sustituibles por 115 jornadas de trabajo a favor de la comunidad.

Además tendrá que pagar la cantidad de 20 mil pesos en concepto de reparación del daño y se le impuso que al salir de la cárcel, en dos años no se acerque a su víctima.

La sanción empezará a contar a partir del 19 de mayo de 2015, fecha en la cual fue detenido.

De acuerdo con la denuncia, la mujer estaba separada de su marido, porque descubrió que tenía una amante, pero ambos vivían en el mismo domicilio de la colonia Pedregales de Kanasín.

En mayo de 2012, la afectada se encontraba en su casa cuando llegó el ahora sentenciado y le pidió que tuvieran relaciones sexuales, a lo que la mujer se negó porque tenía temor que le contagiara alguna enfermedad venérea, ya que él tenía una amante. El hombre, molesto ante la negativa, abuso sexualmente de ella.

Incluso antes le habría propuesto sostener relaciones sexuales con "la amante", a lo que la denunciante se negó.