Luis Fuente/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- La Fiscalía General del Estado confirmó que la muerte de dos hombres, uno en un hotel del centro y otro en una obra en construcción en Temozón Norte, se trató de asesinatos. La primera víctima fue estrangulada y a la segunda le machacaron la cabeza con una piedra.

Milenio Novedades informó de ambos homicidios en Mérida, el primero fue un hombre asesinado en la habitación No. 10 del Hotel Posada “Castillo”, en la calle 54 entre 53 y 55 del centro de Mérida, mientras que en la comisaría de Temozón Norte fue hallado el cadáver del velador de una obra en construcción del fraccionamiento Los Tamarindos.

La Fiscalía informó que se iniciaron sendas carpetas de investigación, pues en ambos casos se trató de homicidios.

Sobre el asesinato de un hombre en el Hotel Posada “Castillo”, la autopsia realizada por el Servicio Médico Forense determinó que la causa de la muerte fue asfixia por estrangulamiento.
El cuerpo permanece en el cuarto frío del Semefo en calidad de desconocido, pues hasta este martes nadie se había presentado a reclamar el cadáver.

Sin embargo, sobre este mismo caso, la Policía Municipal de Mérida puso a disposición de la FGE a un individuo como presunto responsable de los hechos. Al parecer se trata de un sexoservidor que asesinó a su cliente por alguna desavenencia.

Otra versión indica que el detenido J.E.H.R. recuperó su libertad a las pocas horas al no ser puesto a disposición del Ministerio Público por supuestas violaciones a sus derechos humanos, pues no fue aprehendido en flagrancia.

Sobre el caso de Temozón Norte, la FGE también confirmó que se trató de un crimen, ya que al velador le machacaron la cabeza con una roca. No se reportaron detenidos en este asunto.
La autopsia del Semefo determinó que la causa de la muerte fue traumatismo craneofacial, secundario a golpes con objeto contundente. El occiso, de unos 50 años, permanece en calidad de no identificado. No hay ningún detenido hasta el momento por este asesinato.

Lo que es un hecho que el motivo de este crimen no fue el robo, sino, al parecer, una riña al calor del alcohol, por los restos encontrados en los alrededores.

Esto hace suponer que el ahora occiso estaba conviviendo con su victimario y surgió una discusión.

Estos dos crímenes se suman al del sábado pasado ocurrido en un predio del fraccionamiento Piedra de Agua, de Umán, donde un joven homosexual fue atacado a navajazos y trar recibir los primeros auxilios por paramédicos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), falleció cuando era atendido en el área de urgencias del Hospital Juárez del IMSS.

Al parecer hay un sospechoso por este crimen, ya que la víctima, antes de morir, lo describió como un sujeto moreno, de complexión regular y tatuado.