Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Con la aprobación de la Ley de Responsabilidades Administrativas nuestra entidad da un paso adelante al crear condiciones que permitan mejorar la tarea del combate a la corrupción, al contemplar diversas disposiciones, entre ellas el prohibir a cualquier servidor público -sin importar su rango o dependencia- recibir algún tipo de regalo que comprometa su imparcialidad en el desempeño de sus funciones, afirmó la diputada Celia Rivas Rodríguez.

Aprobar por unanimidad dichas reformas significa que la ley es más clara al momento de definir los roles que les corresponden a cada una de las dependencias en los gobiernos estatal y municipal en materia de combate a la corrupción y la fiscalización de los recursos públicos, una exigencia ciudadana.

En entrevista sobre el tema, insistió en que prohibir este tipo de prácticas a los funcionarios impulsará la imparcialidad de las autoridades al momento de aplicar la ley y su actuar cotidiano.

“Debido a que se trata de una pieza fundamental del Sistema Estatal Anticorrupción, era indispensable tener claridad en la redacción de la Ley de Responsabilidades Administrativas, por lo que es positivo que todos empujemos hacia el mismo lado al abordar estos temas”, comentó.