José Salazar/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- La conjuntivitis en Yucatán, en su fase “de salida”, continúa reportando casos y en la última semana epidemiológica con el diagnóstico de 412 contagios, el total acumulado en 2017 es de 91 mil 329 casos, cifra que supera en 350% la del año pasado que fue de 20 mil 190.

La enfermedad ha pegado 'casi al parejo' entre la población ya que del total de casos confirmados hasta el 25 de noviembre (semana epidemiológica 47), 46 mil 719 corresponden a hombres y 44 mil 610, a mujeres.

También te puede interesar: ¡Sube todo! Mérida, segunda ciudad con mayor inflación

La enfermedad tuvo su punto más álgido entre el 1 y el 7 de octubre, con 21 mil 121 casos nuevos.

Cabe mencionar que esta enfermedad alcanzó su punto más álgido en la semana epidemiológica 40, con el registro de 21 mil 121 casos nuevos entre el 1 y 7 de octubre, y ha rebasado el “récord” de más casos en los últimos doce años, que se dio en 2003 con 56 mil 969 casos.

En el caso de la conjuntivitis hemorrágica, en la última semana se reportó un solo caso con lo que el total acumulado suma 159 contagios (85 hombres y 74 mujeres).

El doctor Roberto Manuel Cedillo Rivera, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) recordó a la población que la conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva, membrana casi transparente que recubre la parte blanca del ojo y también los párpados por su cara interior. Generalmente esa inflamación es causada por virus, bacterias o alergia.

“Las causas más frecuentes son las infecciosas, también por un golpe o conjuntivitis alérgica, la cual es muy común en las personas. Normalmente dura aproximadamente una semana y afecta mayormente a los niños, ya que ellos no tienen el cuidado suficiente comparado con el de un adulto” apuntó el especialista.

Como se ha mencionado con anterioridad, los síntomas que se presentan son: color rosado o rojo en la parte blanca del ojo; inflamación de la conjuntiva o de los párpados; lagrimeo; secreción acuosa (más frecuente en la conjuntivitis viral); picazón, irritación o ardor, entre otros.