Mérida, Yuc.- Después de dos años de participar como voluntaria, la yucateca Betsabé Burgos Ramos, médico cirujano de profesión, decidió desembarcar de la fantástica travesía del buque Logos Hope.

Se trata de una etapa en la que, dijo, supo entender el significado de dar las cosas sin recibir nada a cambio y en la que conoció la cultura de diversos países al convivir con los 400 voluntarios que alberga el “bibliobuque”.

Betsabé se siente afortunada de ser la única yucateca en formar parte de esa fantástica aventura; a la organización la contactó en la Ciudad de México y donde recordó que uno de los requisitos más importantes era el dominio del inglés, por lo que una vez admitida viajó a África para abordar el barco.

“La visita a Yucatán es la cerecita en el pastel, por lo que después de dos años cierro esta etapa en el mejor puerto, que es el de mi casa, y me quedo para reintegrarme en la sociedad, con mi gente”, señaló emocionada.

Dijo que como parte de su religión siempre había querido ayudar a la gente, por lo que se “aventuró” a inscribirse y consiguió el apoyo necesario para ello, debido a que todos los voluntarios deben ser respaldados para pagar algunos gastos, debido a que ellos no reciben remuneración económica.

“Después de haber visitado tantos lugares y ver a gente que necesita ayuda de todo tipo, tanto material como emocionalmente, no soy la misma que se subió hace dos años. Tengo otro panorama de la vida, por lo que ahora buscaré ejercer mi profesión con ese sentimiento de amor y fraternidad, así como buscar lo mejor del prójimo”, explicó.

Burgos Ramos dijo que en su mente existen infinidad de historias y momentos que marcan la vida de cada persona al viajar en el barco, uno de ellos es la visita que realizaron en la frontera de Colombia en donde se refugian venezolanos, en muchos casos hasta son encarcelados.