Mérida, Yuc.- La iglesia de Suma de Hidalgo, dedicada a San Bartolomé, se presume data del siglo XVIII. La austeridad de su fachada no tiene nada que ver con los detalles de la construcción en su interior, pues incluso el púlpito desde el cual se pregonaba, conserva los detalles de las flores que se le hicieron a esa sólida pieza de piedra empotrada en una de las paredes del templo.

Es una iglesia con un atrio amplio, una especie de plazuela, de acuerdo con los reportes de información que maneja el Catálogo de Construcciones Religiosas de Yucatán. Como algunos otros santuarios, fue edificado en alto en comparación con el resto de las construcciones que la rodean, está a 1.40 del nivel de la calles.

La fachada del templo tiene dos espadañas unidas por un muro de piñón.

Consta de un solo cuerpo con una bóveda, más baja que el resto de la construcción, en la parte superior tiene un pasillo que comunica con el coro, el cual está sobre un arco.

En sus paredes laterales hay “repartidos” ocho espacios que albergan siete pequeñas capillas y un bautisterio con una pila grande de piedra, también tiene un púlpito de mampostería. A cada lado del presbiterio hay una pieza techada que sirve a los sacerdotes.

Su fachada es sencilla pero imponente, tiene dos espadañas unidas por un muro de piñón, el que esta rematado por una cruz en el vértice, cada espadaña tiene tres arcos para igual número de campanas.

Este templo católico forma parte de la ruta a Motul, como se clasificó en la reseña de “Las iglesias coloniales de Yucatán” de la cultura maya, se le colocó en la cuarta de las nueve rutas que “trazaron” para ordenar el material gráfico que obtuvieron los alemanes que realizaron ese trabajo. Esa ruta que va del oriente de Mérida a Motul y abarca las iglesias de los poblados del camino y comunidades vecinas.

Los límites de la iglesia están marcados por un amplio muro con un reja de hierro, la puerta principal de acceso es amplia, en forma de arco de piedra, sobre ella está la ventana del coro en la cual se ha retocado una inscripción añeja en la que presuntamente se señala que ese templo se construyó en 1789.

La iglesia de Suma de Hidalgo, dedicada a San Bartolomé

Entre las dos espadañas hay una edificación de mampostería con un orificio, en el cual las autoridades de la iglesia en alguna época mandaron empotrar una bocina que emitía música o los anuncios para los fieles. También consta de accesos laterales cimentados en piedra en forma de arcos, su piso es antiguo y en algunas partes de este suelo es posible leer inscripciones de los primeros pobladores cuyos restos fueron colocados en este lugar.

Aunque no es un municipio grande, hay mucha devoción. El templo muestra signos de humedad en su interior, por lo que recientemente fue impermeabilizado. En junio durante las fiestas patronales, se hacen arcos de flores de mayo, margaritas y flamboyán más arreglos de flores con los que se encabeza la procesión.

La iglesia de Suma de Hidalgo, dedicada a San Bartolomé