Milenio Novedades

Mérida, Yuc.- Nadar en su cenote de 35 metros de profundidad, practicar el kayakismo y relajarse en las palapas instaladas en el área de descanso, son algunos de los momentos que se pueden disfrutar en el parador turístico Bebelchén, ubicado en Sanahcat, aproximadamente a una hora de la capital yucateca.

Para llegar al sitio se toma la carretera Mérida-Cancún, cruzando por los municipios de Tahmek y Hocabá. Una vez estando en el parque principal de Sanahcat, se recorre hacia el oriente un camino de terracería de 2.5 kilómetros que lleva hasta la entrada del parador turístico.

En temporada alta reciben a la semana a más de 300 personas.

Al cenote se ingresa por una caverna descendiendo por una escalera de madera de aproximadamente 20 metros de largo. En el interior se pueden observar las estalactitas y estalagmitas que se mezclan con las aguas cristalinas del río subterráneo.

El proyecto inició hace cuatro años, impulsado por un grupo de siete personas que se dedicaban a las labores del campo y del hogar, y que buscaban una nueva alternativa de sustento económico para sus familias y la localidad.

La secretaria de la cooperativa, Mariela Dzul Caamal, expresó que como resultado de su participación en la Expo Redescubre Yucatán, que realiza el Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticas (Cultur), la afluencia de visitantes aumentó en el parador turístico.

Dijo que durante temporada alta reciben a la semana a más de 300 visitantes locales, nacionales y extranjeros, y esperan que con una mayor promoción puedan atraer a más turistas y que se genere más fuentes de empleo y una mayor derrama económica para la comunidad.

En el sitio se observan estalactitas y estalagmitas.

Durante un recorrido por el lugar, el director General de Cultur, Dafne López Martínez, destacó la labor que ha realizado la cooperativa para sacar adelante este proyecto de turismo sustentable y señaló que se trabajará conjuntamente para coadyuvar en la promoción y difusión del sitio.