Mérida, Yuc.- De acuerdo con datos de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), de 2011 hasta la fecha ha habido un aumento del 130 por ciento en la instalación de consultorios anexos a farmacias.

Esto ha generado quejas de la comunidad médica porque asegura que devalúa su profesión.

En Mérida son tres las principales cadenas de farmacias que brindan servicios de orientación médica, cobran 40 pesos por esta atención y una la ofrece de manera gratuita. Sin embargo, cada vez son más las farmacias que se instalan en colonias y fraccionamientos de la ciudad que cuentan con consultorio médico anexo. Incluso una cadena de supermercados brinda este servicio en algunas de sus sucursales fuera del centro de la capital yucateca.

“Definitivamente esto ha devaluado mucho el esfuerzo del médico, porque las consultas las cobran a muy bajo costo. Hay especialistas que no tienen empleo y tienen que trabajar en esos lugares, eso ha devaluado la personalidad del médico”, afirmó Pedro Marín Campos, presidente del Colegio de Médicos de Yucatán, A.C.

Aseveró que las consultas que se realizan en estos lugares no son formales ni benéficas para los pacientes, porque para una atención de calidad se requiere de una entrevista minuciosa e incluso la revisión clínica del paciente.

Igualmente, los médicos que laboran en este tipo de consultorios suelen tener sueldos muy bajos y laboran por honorarios, lo que provoca su continua rotación, además de que no siempre se trata de personal calificado y comprometido con su profesión.

También mencionó que recetan “lo que sea” con tal de vender. “En la mayoría de los casos, las consultas en los anexos de farmacias son otorgadas por médicos que no cuentan con la preparación adecuada y lo más grave es que recetan lo que la farmacia quiere y no lo que realmente necesita el paciente. Por ejemplo, recetan indiscriminadamente antibióticos sin que sea necesario, esto contribuye a que luego las bacterias sean cada vez más resistentes a los fármacos”, expuso. Sibusd.