Milenio Novedades

Mérida, Yuc.- En este regreso a clases, se pide a los padres de familia que tomen precauciones para evitar la pediculosis (piojos) en sus hijos, ya que las personas portadoras de estos parásitos pueden sufrir una infestación que a veces llega a extenderse en cejas y pestañas, indicó el titular de la Jefatura de Prestaciones Médicas del IMSS en Yucatán Alonso Sansores Río.

Además, el rascado con las uñas sucias puede llegar a producir una infección bacteriana provocada por estafilococos o estreptococos.

Los piojos son un problema común, sobre todo entre niños de 3 a 12 años, siendo más frecuente en las niñas. Se propagan rápidamente, sobre todo en contextos grupales como escuelas, guarderías y demás centros educativos, fiestas, actividades deportivas y campamentos de verano.

El especialista del IMSS explicó que los piojos son parásitos sin alas que miden de 3 a 4 milímetros de largo; cuando proliferan en el cabello de los seres humanos reciben el nombre de pediculosis; se alimentan de cantidades extremadamente pequeñas de sangre que extraen del cuero cabelludo y afectan principalmente a niños y jóvenes.

Pueden sobrevivir hasta un día fuera del ser humano y se transmiten al compartir objetos como toallas, gorras, cascos, peines, cepillos, ropa, accesorios para el cabello y otros artículos de uso exclusivamente personal, de ahí la importancia de no compartirlos.