MÉRIDA, Yuc.- Cerca de 40 investigadores de Estados Unidos, México, Japón, Australia, Canadá, China y países de Europa, que son parte del Proyecto Expedición IOPD/ICDP 364”, se reúnen en Mérida desde ayer para exponer los avances en la exploración del cráter de Chicxulub, que representa un gran laboratorio porque es el mejor conservado y el único cráter con un anillo de picos topográficos intactos.

El líder del proyecto, Jaime Urrutia Fucugauchi, del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dijo en entrevista previa a la inauguración del encuentro que las perforaciones continuarán en 2019, con el fin de obtener muestras rocosas en mar y tierra.

Las extracciones continuarán para obtener muestras rocosas en mar y tierra

“Analizaremos qué sitios se perforarán en tierra. En la parte marina sería nuevamente frente a Sisal, como se hizo hace dos años y en otro punto alejado, cerca de Celestún, que es donde da vuelta la península, esto lo haremos tomando en cuenta los mapeos hecho por barcos de la UNAM”, detalló el académico, especialista en Geomagnetismo y Exploración.

En la parte terrestre, las perforaciones se realizarán entre Mérida y Progreso (zona centro del Estado).

“Arrancaríamos el próximo año, para lo cual buscaremos los recursos económicos de fondos internacionales, porque son proyectos muy costosos. Tan sólo en los trabajos del 2016 se utilizaron entre 300 y 400 millones de pesos”, apuntó.

En el mar se harán trabajos frente a Sisal y otro punto alejado, cerca de Celestún

Dijo que previo al inicio de las perforaciones, se analizarán estudios y modelos geológicos así como estudios de laboratorio de los núcleos de las rocas extraídas hasta entonces. Estos trabajos son parte de la reunión que se realiza en Mérida, que concluye mañana.

Urrutia Fucugauchi dijo que los trabajos estudian la estructura del cráter y la recuperación de la vida después del impacto del asteroide, entre otros aspectos.