MÉRIDA, Yuc.- Por la alimentación incorrecta y el acelerado ritmo de vida, la diabetes ha tenido un incremento considerable en los últimos años y actualmente es la segunda causa de muerte entre los yucatecos.

La diabetes, de no controlarse, causa daños a la visión, entre ellos las cataratas. Los pacientes con diabetes tienen el doble de probabilidades de desarrollar cataratas en comparación con el resto de la población, siendo el grupo de 45 a 54 años el más vulnerable.

“La diabetes genera un efecto similar al debilitamiento de los huesos, lo que ocasiona que los enfermos incrementen hasta seis veces sus probabilidades de sufrir fracturas óseas”, apuntó Manuel Lliteras Cardín, presidente del Colegio de Oftalmología de Yucatán (2018-2020).

Este problema visual se caracteriza por la opacidad paulatina del cristalino natural del ojo, es decir, los ojos cuentan con un lente que sirve para enfocar objetos cercanos y éste, conforme pasan los años, se va opacando hasta que la visión queda borrosa, es cuando el cristalino requiere un lente que remplace su función natural.

Entre los factores que favorecen su presencia está la diabetes, lesiones oculares, genética y la exposición prolongada a los rayos solares.