William Sierra/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- A un par de días de que concluya el plazo para tramitar la credencial del Instituto Nacional Electoral, cientos de meridanos se volcaron a los módulos de ese instituto que hay en esta ciudad para no quedar fuera en el próximo proceso electoral.

Dada la cantidad de solicitantes, el INE se ha visto obligado a tomar algunas previsiones como la ampliación de horarios, al grado que el miércoles 31, fecha límite, atenderá hasta las 12 de la noche.

“Desde que comenzó el mes el promedio de atención es de 400 a 500 diarias, pero desde la semana pasada es de 800 a 850 en el módulo 354 del centro ( calle 54 x 69 y 71 cerca de San Benito)”, dijo su encargada, Rubí Arceo Rodríguez.

Normalmente los domingos laboran de 9 a 13 horas, pero este fue de 8 a dos de la tarde.

“Se están atendiendo a todos los ciudadanos que tenga ficha “, dijo.

De de lunes a viernes, de ocho de la mañana a ocho de la noche atienden hasta 850 personas.
Para pasado mañana miércoles, que es el cierre, van a laborar de ocho de la mañana hasta las 12 de la noche.

“Como a las 6 de la tarde se va a realizar un conteo para ver cuánta gente hay y dependiendo de la capacidad de atención que podamos tener vamos a entregar fichas. A cada uno de los ciudadanos que se le entregue deberá de tener acta de nacimiento, comprobante domiciliario e identificación con fotografía”, señaló.

“En el caso que den las 12 de la noche y todavía haya ciudadanos con ficha se activará en el sistema una ampliación de plazo, es decir, vamos a estar trabajando como si fuera día 31”, explicó.

Fecha límite

La funcionaria hizo una invitación a todos los ciudadanos para que actualicen sus datos, como cambio de domicilio, teniendo de fecha hasta pasado mañana miércoles, y posteriormente se dará un plazo de un mes para reposiciones de credenciales vigentes, sin cambio de domicilio.

Arceo Rodríguez señaló que se da atención prioritaria a personas de la tercera edad, embarazadas y discapacitadas.

De hecho, la persona que se encontraba justo a la puerta, comentó que llegó desde las 7 de la mañana, es decir, ya tenía más de cuatro horas esperando en la fila.