MÉRIDA, Yuc.- No contemplado en el libreto original, el mánager Roberto Vizcarra echó mano de Yoanner Negrín e igual cuando parecía que se repetiría la historia, con un dominio abrumador de Barry Enright, cambió la estrategia, recurrió al béisbol pequeño con el cual pudieron allanar el camino que condujo a los Leones de Yucatán a una victoria de 6-2 sobre los Tigres de Quintana Roo nivelando la serie a dos éxitos, en el Parque “Beto Ávila” de Cancún.

Al reanudarse este duelo a las 13 horas, con dos auts en la parte alta de la primera entrada, el “Chapo” Vizcarra decidió no utilizar a Jonhatan Castellanos como estaba programado, y recurrió al serpentinero cubano, quien cumplió con creces la encomienda de silenciar la artillería bengalí en siete entradas completas.

(Leones de Yucatán)

Lanzando uno de sus mejores partidos, Negrín estuvo dominante. Sus lanzamientos le cayeron donde quería, incluso estaba tan fuerte, que en la séptima aún registraba envíos arriba de 90 millas. De hecho, fue con una de 91 millas con la que cobró venganza al anestesiar a Manny Rodríguez, quien fue el único que le pudo ver la pelota al enviarla detrás de la barda izquierda abriendo el segundo capítulo.

Qué mejor prueba de lo controlado que estuvo el lanzador antillano que no transfirió a nadie, permitió sólo tres inatrapables y ponchó a tres para un merecido éxito.
Con Negrín haciendo de su parte, sus compañeros estaban más que obligados a respaldarlo, pero parecía que no encontraban la manera ante el látigo dominador de Enright.

(Leones de Yucatán)

Respuesta ofensiva

Después de haber sido maniatados en las primeras cuatro entradas por el estadounidense, que los tenía sujetados en un sencillo, los melenudos recurrieron a los fundamentos, cuando Jesús Valdez abrió el quinto capítulo con jit. El “Chapo” Vizcarra ordenó el toque, bien ejecutado por Leo Heras para avanzar al corredor y la estrategia rindió frutos al responder Sebastián Valle con indiscutible productor.

Ante un partido que era importante ganar y dado que los batazos largos no estaban de su lado, los melenudos siguieron aplicando el béisbol pequeño. Así, Heras sorprendió al recién llegado Daniel Duarte (derrotado), quien sustituyó a Enright en la séptima, con perfecto toque para alcanzar la inicial. Valle se sacrificó para avanzar al corredor y la del desempate entró con oportuno de Serrano, quien aumentaría la ventaja con biangular de Rubén Sosa.

(Leones de Yucatán)

Ya soltados de ese inicial dominio, los reyes de la selva siguieron atacando al relevo de casa, con otra más ante Derrick Loop, castigado con tres indiscutibles, entre ellos productor de Ibarra, dominado en sus anteriores tres turnos.
Otro igual que se desquitó y con creces del dominio que habían ejercido sobre él fue Art Charles, quien en su quinto turno sin batear nada, y con par de chocolates incluidos, le pescó una a Raúl Barrón para desaparecerla con Everth Cabrera a bordo.

Ronald Belisario fue llamado para la octava, metiéndose en apuros y si sólo permitió una carrera con tres jits se debió al apoyo defensivo de su cuadro con una doble matanza. Chad Gaudin retiró los últimos cuatro auts en orden preservando un éxito que asegura el regreso de los Leones al Parque Kukulcán Álamo este sábado.