Redacción/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Emiten sentencia condenatoria por cinco años, a una persona por delitos contra la salud, en la modalidad de posesión de marihuana con fines de comercio, en su connotación de venta.

De acuerdo con un boletín enviado por la Procuraduría General de la República (PGR) Delegación Estatal Yucatán, se obtuvo la sentencia condenatoria de la Juez Primero de Distrito, Especializado en el Sistema de Justicia Penal Acusatorio, a través de audiencia de Juicio Oral.

También te puede interesar: Rommel Pacheco, Yahir Ocampo y Paola Espinoza en Deportivo Kukulcán

El proceso penal indica una sentencia de cinco años de prisión y 100 días de multa, equivalentes a 26 mil 600 pesos, se obtuvo de acuerdo a los datos contenidos en la carpeta de investigación.

Los hechos ocurrieron, el 3 de mayo de 2017, en las inmediaciones de la calle 109 por 28, del fraccionamiento Paseos de Opichén, en Mérida, donde el acusado fue detenido en posesión de 48 kilos 262 gramos de marihuana, por parte de elementos de la Policía Estatal.

La Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA), en su Delegación Yucatán, aportó las pruebas necesarias en la etapa de juicio oral, ante la Juez Primero de Distrito, quien dictó y ejecutó la sentencia referida, por lo que el ahora responsable del delito Contra la Salud, cumplirá con la pena impuesta en el Centro de Reinserción Social de Mérida.

Delincuente 'master' en escapar del nuevo sistema penal

Las bondades del sistema acusatorio y oral permitieron que el delincuente reincidente Michelle N obtuviera la suspensión condicional del proceso y obtuviera su libertad, pero apenas salió del penal asaltó a una mujer y regresó preso.

Hace unos días publicamos que un ladrón reincidente –con 20 procesos de los cuales 13 son sentencias y siete en trámite– fue detenido una vez más por robo calificado y pasaría una temporada en el Centro de Reinserción Social del Estado (Cereso).

Cada vez son más frecuentes los casos en que acusados obtienen su libertad provisional y vuelven a delinquir para ser procesados una y otra vez, porque ya conocen cómo opera el sistema penal acusatorio y oral.