Luis Fuente/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Eduardo Enrique N fue hallado culpable del delito de feminicidio, por el asesinato de su esposa Jessica Esmeralda N, de 24 años de edad, ocurrido en junio del año pasado en un pasillo de Plaza Fiesta, centro comercial ubicado en la capital yucateca.

Este es el tercer feminicida sentenciado en este año, pero el primero en juicio oral, ya que los otros dos fueron en procedimientos abreviados.

El primer feminicida de 2017 fue Daniel N, quien el 7 de febrero asesinó a machetazos a su esposa Daniela N, porque ella lo abandonó por otro hombre.

También te puede interesar: ¡Atención Mérida! Mañana suspenderán servicio eléctrico

El 10 de enero pasado, mediante un procedimiento abreviado, este individuo fue sentenciado a 38 años de prisión y al pago de más un millón 514 mil pesos por concepto de la reparación del daño.

Otro feminicida que aceptó un procedimiento abreviado fue el comandante de la Policía Municipal de Tekax, Bernardo N, quien el 3 de enero pasado, fue sentenciado a 38 años de prisión por el asesinato de su esposa a quien degolló en un pleito en su domicilio conyugal, ubicado en esa población del sur del estado, los hechos sucedidos el 22 de mayo de 2017.

Asesinato en Plaza Fiesta

Sobre este nuevo caso, el juicio inició el día 14 pasado y culminó ayer con la resolución por unanimidad dictada por el Tribunal Primero de Juicio Oral integrado por los jueces Níger Desiderio Pool Cab, Nidia Guadalupe Celis Fuentes y Fabiola Rodríguez Zurita, quienes lo declararon culpable del delito de feminicidio agravado.

En los próximos días este mismo tribunal determinará la sanción corporal que impondrá a este feminicida, así como el monto de la reparación del daño.

El pasado martes, fue el último día de desahogo de pruebas, el acusado decidió emitir su declaración, en la que manifestó que también fue víctima de la violencia familiar e incluso presentó denuncias penales en contra de la ahora occisa, quien  en lo acuchilló, en otra ocasión trató de ahorcarlo y una más le rompió la cabeza.

También la audiencia del martes, salió a relucir una denuncia interpuesta por la víctima ante el Ministerio Público en la que señaló que era víctima de violencia familiar y que su esposo –el ahora sentenciado- la quería matar.

Ante esto, los jueces decretaron un receso para que los fiscales averiguaran en el Ministerio Público qué indagatorias se hicieron sobre esa denuncia.

Al reanudarse la audiencia, los fiscales dijeron que no se hizo nada al respecto, por lo que los jueces les señalaron que de haber hecho su trabajo, la muerte de esta mujer pudo haberse evitado.

En la tarde del viernes 23 de junio pasado, Eduardo N, de 28 años, asesinó a su esposa Jessica Esmeralda, de 25 años, de una certera puñalada en el corazón, tras discutir en uno de los pasillos de Plaza Fiesta, debido a que la mujer se negó a reiniciar su relación debido a que estaban separados desde hace tiempo y presuntamente la mujer ya tenía otra pareja.

El ahora imputado fue detenido por testigos de los hechos y vigilantes de ese centro comercial para después ser entregado a agentes de la Secretaría de Seguridad Pública.