MÉRIDA, Yuc.- El Servicio de Administración Tributaria (SAT) y el Consejo Nacional de la Industria Tabacalera (Conainta) encabezaron la destrucción de más de 10 millones de cigarros y 400 cajas de puros introducidos al país de manera ilegal.

El jefe del SAT, Osvaldo Santín Quiroz, informó que un cigarro pirata se comercializa en 50 centavos en el mercado informal, por lo que la mercancía destruida representa un valor aproximado de 6 millones de pesos, y una omisión de impuestos de más de 22 millones de pesos.

Añadió que este trabajo demuestra que a través de la cooperación interinstitucional, tanto con otros organismos de gobierno como con las cámaras empresariales, se pueden dar mejores resultados a la sociedad.

“Nuestra convicción es de combatir la ilegalidad ya que solo teniendo un estado de derecho eficaz se pueden generar mejores condiciones de desarrollo. Por lo que el SAT tiene como mandato asegurar el cumplimento de la ley en dos ámbitos, el fiscal y el aduanero, y, por lo tanto, refrenda su compromiso con la sociedad para asegurar un suelo parejo a todos los actores económicos”, señaló.