Luis Fuente/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Vecinos de las colonias Cuauhtémoc y Mulchechén II de Kanasín persiguieron a un ladrón que entró a robar a un negocio la noche del domingo, y a pesar de que el objetivo era lincharlo, el sujeto logró refugiarse en su domicilio, donde sus familiares negaron el acceso a elementos de la Policía Municipal y de la Secretaría de Seguridad Pública.

Los hechos sucedieron la noche del domingo en la frutería La abeja, ubicada en la calle 35 entre 42 y 44, que es la frontera entre las colonias Cuauhtémoc y Mulchechén II de Kanasín, cuando un sujeto identificado por los vecinos como Miguel, entró al establecimiento para robar.

Habitantes del rumbo se dieron cuenta de lo que sucedía y cansados de la inseguridad en la zona, decidieron atraparlo, pero el frustrado ladrón logró evadir a sus perseguidores cruzando la calle para entrar a un predio, subir a los techos de dos inmuebles y después bajar en su domicilio, identificado con el número 750 de esa misma calle.

También te puede interesar: Con sus sobrinos golpea y apuñala al nuevo novio de su ex

Los enardecidos rodearon la casa en cuestión y gritaban consignas para que los familiares entregaran a Miguel, pero estos mantuvieron las puertas cerradas. 

Al lugar llegaron elementos de la Policía Municipal de Kanasín, pero los parientes del sospechoso tampoco los dejaron entrar, y fue entonces que los vecinos acusaron a los agentes de estar coludidos con los delincuentes, mientras que cada vez se ponían más agresivos.

Por ello,  llegaron unidades de la Secretaría de Seguridad Pública cuyos elementos lograron calmar a la turba y evitaron que las cosas pasaran a mayores.

Los uniformados recomendaron a la dueña de La Abeja que acudiera a presentar una denuncia al Ministerio Público, mientras que los vecinos insistían que en la casa del ladrón, también funciona un taller mecánico, en donde se venden drogas al menudeo.