MÉRIDA, Yuc.- Construida hace 373 años, según la fecha de inscripción que tiene en la puerta de acceso principal, la Ermita de Tekax, erigida en honor a San Diego de Alcalá de Henares, pues según las leyendas ahí se apareció, destaca en la parte superior del cerro en que fue construida.

Sin importar el día, a lo largo de la semana los habitantes de la localidad y los turistas que llegan hasta ese lugar, dan su mejor esfuerzo para subir y bajar por las cada vez más peligrosas escaleras que permiten el acceso a este templo.

El sitio ha recibido a miles de visitantes cuya “huella” es visible en las piedras que ya están lisas, por lo que se requiere tener cuidado para evitar un accidente que acabe con el entusiasmo de poder conocer esa pequeña iglesia, aunque sea por fuera.

Son muy pocos los que han tenido la oportunidad de entrar a ella, la mayoría se conforma con descansar después de concluir el ascenso en alguno de sus lados, incluso bajo la sombra del árbol que se ubica a un costado de la fachada principal.

La ermita se ubica en la parte superior de una colina llamada “sierra baja”, a unos 80 metros de altura; se accede a ella través de una rampa con piso de piedra y escalonado que tiene a su lado un pretil de mampostería con pilastras bajas.

El lugar consta de atrio delimitado por una barda de mampostería, sacristía y dos piezas. En el Catálogo de Construcciones Religiosas de Yucatán se informa que en su interior el techo plano con vigas y bovedillas de madera es sostenido con tres arcos, además de que la puerta principal cuenta con dos accesos laterales.

Según una leyenda local, esa Ermita se construyó porque en un pozo que se ubica a un costado del edificio apareció la imagen de San Dieguito, la cual fue recuperada y traslada a la iglesia principal de San Juan Bautista que se ubica en el centro del poblado, pero desapareció, y cuando la encontraron estaba en el fondo del pozo, lo cual fue interpretado como el deseo de que ahí quería su santuario, y se lo construyeron.

A principios de noviembre se celebra “la bajada de la imagen de San Diego”, con diversas festividades que incluyen misas, desfiles, vaquerías, corridas de toros, juegos pirotécnicos, danzas regionales y juegos mecánicos.

Desde el atrio de la Ermita es posible conocer Tekax, permite una vista increíble del poblado. A unos 100 metros de la Ermita, por un sendero, hay una gruta y en su interior es posible observar una pequeña estalactita.

Tekax, también llamada “la Sultana de la sierra”, se localiza en el sur del Estado, aproximadamente a una hora y 15 minutos de Mérida, en la región conocida como Ruta Puuc.