Luis Fuente/Milenio Novedades
MÉRIDA.- La explosión de un sumidero de una granja avícola, en la colonia Cuauhtémoc de Kanasín, provocó en la mañana de este martes una “lluvia” de excremento que cayó sobre un grupo de personas que realizaba el sepelio de un familiar en el cementerio aledaño a ese sitio.

Al lugar llegó una unidad de Bomberos de la SSP, pero al final no intervinieron debido a que no hubo fuego y determinaron que el estallido se debió a la acumulación de gases de metano en ese depósito.

Alrededor de las 10:30 de la mañana, trabajadores de la planta avícola ubicada en la calle 11 por 18 de esa colonia de Kanasín se dispusieron a hacer la limpieza de un sumidero, pero al abrir la tapa sobrevino una explosión por la liberación de la acumulación de gases. Eso hizo que se elevara una columna de excremento y aguas negras de unos 7 metros, debido a la falta de un “respiradero”.

El asunto no acabó ahí, porque una parte de los desechos cayó en el cementerio “Jardines del Recuerdo”, ubicado al lado de la planta, sobre un grupo de personas que en esos momentos realizaba un sepelio.

Los dolientes solo sintieron que les cayó una apestosa “lluvia” tras escuchar el estallido proveniente de la planta avícola.

Empapados de excremento, familiares y amigos del difunto se apresuraron a terminar el entierro y se retiraron rápidamente para cambiarse de la ropa que apestaba.