Patricia Itzá/SIPSE

Mérida, Yuc.- El DIF municipal atendió el año pasado alrededor de 128 casos de violencia, con la omisión de cuidados a la cabeza, y es motivo de preocupación que muchas veces esta problemática no se denuncia en primera instancia, sino que se descubre después de realizar las investigaciones, informó la institución.

La directora del organismo municipal, Loreto Villanueva Trujillo, detalló que muchas veces el maltrato se detecta cuando se lleva al cabo la consulta psicológica al menor, aunque en ocasiones es hasta la segunda o tercera reuniones cuando se ven indicios de algún tipo de violencia.

Entre los casos de los que se ha tenido mayores datos está la omisión de cuidados, y al tener conocimiento de existir este problema se implementa un protocolo de actuación con la intervención de los departamentos Jurídico, Social y Psicológico, además de llevar al cabo una demanda ante la Fiscalía del Estado.

La situación se evidencia también porque los vecinos denuncian algún tipo de abandono, en donde muchas veces los padres dejan por varias horas a los hijos sin comer o sin los cuidados necesarios para su bienestar.

En relación con ese tipo de casos, también se cuenta con equipos que se dan a la tarea de realizar investigaciones con el “contexto” del menor, entre ellos los vecinos y la propia familia para saber en qué condiciones realmente viven las víctimas de la violencia y no son meramente “chismes” como muchos consideran.