Redacción/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- En cuentas de Yucatán se dispersaron los 5.8 millones de pesos que a mediados de noviembre fueron sustraídos de forma fraudulenta de la nómina de la Secretaría de la Cultura de la Ciudad de México. Por este delito, ya se detuvo a una trabajadora de dicha dependencia.

En un comunicado se dio a conocer que una empleada administrativa de la Secretaría de Cultura capitalina fue detenida por la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México por su presunta participación en el ‘hackeo’ de la nómina de la dependencia, lo cual se denunció el 14 de noviembre pasado.

También te puede interesar: Pan 'destapa' a Mauricio Vila como precandidato a la gubernatura de Yucatán

El procurador capitalino, Edmundo Garrido, señaló que luego de las investigaciones realizadas por la policía cibernética y ministerial se determinó que la mujer, de 46 años, realizó movimientos bancarios a través de su computadora.

Durante una conferencia de prensa, informó que un Juez de Control la vincularía a proceso como probable participante en el delito de fraude específico, cometido en agravio de la Secretaría de Cultura.

Las investigaciones determinaron que la presunta responsable, resguardaba el dispositivo de seguridad físico bancario “token” y correos de confirmación de transferencias.

“Se obtuvo después que el equipo asignado a la imputada coincidía con el tiempo y lugar de las operaciones no reconocidas, incluso la empleada tenía bajo su resguardo el ‘token’ físico y se encontraron registros que el banco le envió por correo a su cuenta por cada operación realizada”.

Como medida cautelar, el juez impuso a la imputada la asistencia a firmar cada 15 días y tiene prohibido salir de la Ciudad de México y del Estado de México.

Fue el pasado 14 de noviembre cuando la cuenta bancaria de la dependencia fue hackeada y se realizó un retiro de cinco millones 800 mil pesos. Hasta el momento el dinero robado no ha sido recuperado por las autoridades, pues se encuentra disperso en diferentes cuentas del estado de Yucatán, la investigación está en proceso.