Iván Duarte/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP) federal revelan que en Yucatán desaparecen tres escuelas particulares cada dos meses, en los ciclos que comprenden de 2014 a 2017.

La SEP reveló esta baja considerable en el número de escuelas particulares existentes en la entidad, desde educación básica hasta universidades, que pasó de 960 a 923, es decir, 37 escuelas menos según la dependencia federal.

De acuerdo con Elías Dájer Fadel, presidente de la Asociación Mexicana de Escuelas Particulares en el Estado (Amep), uno de los principales factores por los que las escuelas cierran, son las altas cargas tributarias con la que los planteles lidian para “sobrevivir”.

En este contexto explicó que aunque no es el único factor de cierre, las escuelas privadas han optado por “compactar” sus programas de estudio, e incluso eliminarlos, cuando estos dejen de ser rentables, al perder alumnado.

También te puede interesar: Les dan unos días más a los maestros para entregar 'la tarea'

De acuerdo con el concentrado estadístico de la SEP, de 2010 a este año, se ha observado un contrario movimiento entre el número de escuelas, y la cantidad de alumnos que año con año incrementa demanda educativa.

La entidad en 2010 contaba con 908 escuelas del sector privado y la cantidad de estudiantes era de 88 mil 143 alumnos. Este promedio alcanzó un “boom” en el año 2014, cuando en Yucatán el número de escuelas particulares instaladas llegó a 960 y la demanda creció a 97 mil 113 estudiantes.

Sin embargo de ese año a la fecha, el número de escuelas disminuyó a 923, 37 instituciones menos en tan solo dos años, mientras que la matrícula estudiantil continúa en incremento y hasta este año se habían contabilizado 100 mil 141 estudiantes. Es decir, hay menos escuelas, pero la demanda sigue en aumento.

Anteriormente la Amep informó que la carga tributaria representaba uno de los principales factores por el que las escuelas privadas desaparecían, entre una de esas cargas se encuentra el pago de supervisiones escolares para el Registro de Validez Oficial (Revoe), que puede tener un costo de 65 mil pesos.