Óscar Chan/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Durante las vacaciones de verano aumenta la contaminación en los cenotes de Yucatán, debido que la mayoría de los turistas que visitan estos lugares dejan sus desechos en los alrededores o carreteras, y las lluvias los arrastran a la profundidad de los cuerpos de agua afectando su conservación natural, advirtieron especialistas en espeleobuceo.

Rodrigo de Jesús Ojeda Rodríguez, biólogo y representante de Ecologistas Subacuáticos de Yucatán A.C. (Ecosuby), explicó que, dado que en el verano se incrementa la visita de turistas locales, nacionales y extranjeros, por el aumento de las temperaturas, también se eleva la cantidad de basura en los alrededores de estos sitios naturales.

Reconoció que el problema severo de contaminación rebasa la capacidad de los ayuntamientos, pues no cuentan con suficientes botes de basura o depósitos sanitarios, lo que impacta directamente en el cuidado de los cenotes. Se calcula que este problema ocurre en más de 300 de estos lugares.

El problema severo de contaminación rebasa la capacidad de los ayuntamientos

“La mayoría de los municipios en donde se ubican los cenotes de uso turístico no cuentan con depósitos sanitarios, entonces, muchas veces el turista deja su basura, que al municipio le cuesta mucho trabajo deshacerse de ella”, aseveró.

El especialista en espeleobuceo explicó que, por las lluvias y los vientos está comprobado que el cenote, al ser el punto más bajo después de la tierra, va concentrando por arrastre los desperdicios al agua y se van hasta el fondo, que luego resulta difícil de retirar, en especial por la complejidad natural en los cuerpos de agua.

(Cortesía)

Ojeda Rodríguez estimó que en Yucatán existen alrededor de 180 cenotes que prestan servicios de forma turística y ordenada, sin contar a los más de 500 que se ubican en el llamado “anillo de los cenotes”, que no cuentan con las adecuaciones pertinentes para su ingreso y nado.

“Hay más de 500 (cenotes) que no tienen una forma ordenada y ningún tipo de manejo, por lo que cada quien corre su riesgo al visitarlos; estos se encuentran en su mayoría desde Abalá y sus alrededores, particularmente donde está el circuito de los cenotes”, apuntó.

(Cortesía)

Hacer conciencia 

Ojeda Rodríguez indicó que ante este severo panorama de contaminación, los integrantes de Ecosuby realizan la campaña “La basura no se queda, regrésatela a tu casa”, que consiste en hacer conciencia entre los turistas que visitan los cenotes, a fin de que no tiren desperdicios en cualquier lugar, sino que los regresen a sus ciudades de origen, donde existen más posibilidades de recolectarla.

“Estamos realizando una campaña para concientizar a la gente, tenemos unos letreros con varios mensajes y los llevamos a los cenotes para que los voluntarios que deseen participar se tomen fotografías y así las podamos difundir a través de las redes sociales y creemos tendencia”, explicó el ambientalista.

Cabe mencionar que, según experiencias de estos biólogos, la contaminación de los cenotes es tan grande que en acciones de limpieza anteriores han retirado botellas de cerveza, llantas de autos, bicicletas, platos desechables y otros desperdicios.

(Cortesía)